TDAH y emociones: ¿cómo están conectadas?

  • El TDAH es una afección de salud mental que puede persistir hasta la edad adulta.
  • Si bien los síntomas cognitivos se consideran el núcleo del TDAH, esta condición también puede causar problemas con la regulación y la actuación de las emociones.
  • Los tratamientos, incluidos los medicamentos y las terapias, pueden ayudar con la desregulación emocional y la impulsividad.

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es una afección de salud mental que generalmente se diagnostica por primera vez en la infancia en función de los síntomas de hiperactividad, impulsividad y falta de atención.

Si bien los síntomas del TDAH pueden mejorar con la edad, la presentación de esta afección puede ser muy diferente en la edad adulta, cuando la hiperactividad suele disminuir.

Desde aproximadamente un tercio de los niños conservan un diagnóstico oficial de TDAH durante la edad adulta, es importante comprender los impactos en todos los aspectos de su salud mental. Esto incluye tus emociones.

Siga leyendo para obtener más información sobre las conexiones entre el TDAH y las emociones en adultos, y lo que puede hacer para ayudar a aumentar su bienestar emocional general.

La desregulación emocional es un término que describe una dificultad para regular las emociones cotidianas o quizás experimentar emociones extremas en un nivel mucho más profundo que otros. Un metanálisis informó que hasta 70% de los adultos con TDAH experimentan desregulación emocional.

Pero, ¿cómo se vería exactamente esto en términos de TDAH? De acuerdo con la Niños y Adultos con TDAH (CHADD) grupo de defensa, la desregulación emocional puede considerarse una forma de hiperactividad, en la que puede experimentar emociones a un nivel tan profundo que pueden volverse abrumadoras.

Por ejemplo, puede experimentar un enojo o confusión significativos en una situación determinada que puede hacer que se sienta abrumado. Otros pueden percibir incorrectamente tales emociones como “irracionales”, lo que puede generar sentimientos de culpa.

Sin embargo, la desregulación emocional no se aplica exclusivamente a las emociones negativas. Estos en la regulación de los sentimientos también pueden incluir emociones tradicionalmente positivas, como la alegría, que también pueden ser tan intensas que puede sentirse abrumado y agotado.

Además, la desregulación emocional no es exclusiva del TDAH. También se ve en otras condiciones de salud mental, como:

  • ansiedad
  • trastorno bipolar
  • trastornos del estado de ánimo
  • personalidad
  • trastorno de estrés postraumático (TEPT)

Conocer las posibles causas de la desregulación emocional puede ayudar a determinar si sus síntomas pueden estar relacionados con el TDAH o quizás con otra afección de salud mental, especialmente si no le diagnosticaron TDAH anteriormente cuando era niño.

La impulsividad emocional en el TDAH va de la mano con la desregulación emocional. Esencialmente, las emociones intensas y abrumadoras que podría experimentar podrían conducir a un comportamiento impulsivo del que luego podría arrepentirse.

Tradicionalmente, la impulsividad se reconoce en el TDAH a través de los siguientes rasgos:

  • percepción de falta de autocontrol
  • un deseo de recompensas inmediatas
  • una incapacidad para esperar la gratificación
  • tomar decisiones o acciones importantes sin considerar las posibles consecuencias

emocional la impulsividad, entonces, describe acciones repentinas en respuesta directa a una incapacidad para regular las emociones. En los niños, esto puede reconocerse en gran medida como una incapacidad para turnarse cuando juegan o hablan por encima de los demás.

Si bien los adultos también pueden experimentar tales síntomas, los signos de impulsividad emocional pueden volverse aún más problemáticos en la vida diaria. Esto puede llevar a:

  • hablar fuera de turno en la escuela o el trabajo
  • incapacidad para colaborar con compañeros de trabajo o dentro de las relaciones interpersonales
  • decir las cosas en voz alta antes de pensar en ellas
  • cambio de humor
  • dificultad para hacer frente al estrés
  • extrema impaciencia y mal genio
  • La procrastinación como método de evasión.
  • comportamientos peligrosos para ayudar a sobrellevar las emociones, como el consumo de sustancias o alcohol

Al contrario de las teorías anteriores, la mayoría de las personas no superan el TDAH en la edad adulta, sino que experimentan diferentes presentaciones de esta afección de salud mental.

Saber esto puede ayudarlo a buscar ayuda como adulto con TDAH si siente que enfrenta desafíos con desregulación emocional y comportamientos impulsivos.

Los medicamentos para el TDAH pueden ayudar a mejorar su capacidad para regular las emociones. Algunas de las opciones incluyen medicamentos estimulantes y no estimulantes, como los antidepresivos.

Las técnicas terapéuticas también pueden ayudarlo a aprender estrategias para hacer frente a las emociones fuertes y reducir los comportamientos impulsivos potencialmente peligrosos. La terapia conductual, por ejemplo, puede ayudarlo a reconocer las emociones y aprender estrategias para evitar que actúe sobre ellas.

Además, es importante tratar el estrés elevado y otros síntomas para reducir el riesgo de otras posibles afecciones concurrentes en adultos con TDAH, como:

  • ansiedad
  • depresión
  • trastornos por consumo de sustancias
  • dificultades de relación

También es importante invertir tiempo en estrategias diarias de cuidado personal en el hogar para ayudarlo a controlar el estrés que podría aumentar el riesgo de desregulación emocional e impulsividad. Estos pueden incluir lo siguiente:

  • respiración profunda o meditación
  • implementar técnicas de mindfulness
  • ejercicio diario
  • pasar tiempo en un pasatiempo

Con el TDAH, a menudo hay un énfasis en los impactos cognitivos que podrían presentarse en la vida cotidiana, ya sea desorganización en el hogar o dificultad para concentrarse en la tarea en el trabajo.

Aún así, si bien estos aspectos cognitivos son importantes al considerar los efectos del TDAH en su rutina diaria, también es importante considerar los aspectos emocionales.

Tanto la desregulación emocional como la impulsividad están relacionadas con el TDAH. Sin embargo, estos pueden mejorar con estrategias de tratamiento y manejo.

Ya sea que le hayan diagnosticado TDAH anteriormente cuando era niño o no, es importante comunicarse con un profesional de la salud mental para obtener ayuda si se siente abrumado por las emociones y, posteriormente, actúa de manera regular.

Leave a Comment

Your email address will not be published.