Sospechoso bajo arresto en mortal tiroteo en metro de Nueva York | Salud, Medicina y Fitness

Por MICHAEL R. SISAK – Associated Press

NUEVA YORK (AP) — Un hombre buscado en un tiroteo fatal aparentemente no provocado a bordo de un tren subterráneo de la ciudad de Nueva York fue arrestado el martes, horas después de que las autoridades publicaron su nombre y foto en las redes sociales e imploraron al público que ayudara a encontrarlo.

Se esperaba que Andrew Abdullah, de 25 años, enfrentara cargos por la muerte de Daniel Enríquez, de 48 años. La Sociedad de Ayuda Legal, que lo representa, dijo que recién estaba comenzando a revisar la evidencia e instó al público a no hacer suposiciones sobre el caso.

“Señor. Abdullah merece una representación vigorosa de su abogado defensor, y eso es lo que proporcionará The Legal Aid Society”, dijo la organización en un comunicado.

Enríquez fue asesinado a tiros mientras se dirigía a un brunch el domingo por la mañana, unas seis semanas después de que 10 personas fueran baleadas en un ataque a otro tren subterráneo.

La gente también está leyendo…

La hermana de Enríquez, Griselda Vile, imploró a la ciudad el martes que aborde el crimen de manera más efectiva.

“Suplico que esto no le pase a otro neoyorquino”, ella le dijo a Fox News. “No quiero que mi hermano sea solo un nombre pasajero en los medios, un nombre pasajero en nuestra normalidad pospandemia”.

El martes temprano, el departamento de policía tuiteó una foto de Abdullah, de 25 años, y pidió ayuda a la audiencia encontrándolo

Los registros judiciales muestran que Abdullah tiene dos casos penales abiertos en la ciudad de Nueva York, uno en Brooklyn derivado del robo de un vehículo el 24 de abril y el otro por un presunto asalto en Manhattan en 2020.

Se dejaron mensajes en busca de comentarios con los abogados que lo representan en esos casos.

La Legal Aid Society dijo que había intentado desde el lunes por la noche hacer arreglos para que se rindiera en el tiroteo en el metro, pero las autoridades tomaron una decisión “totalmente injustificada e inapropiada” de detenerlo fuera de la oficina de la organización. Se envió una investigación a la policía.

La policía había pedido la ayuda del público para identificar al pistolero, tuiteando fotos de vigilancia de un hombre corpulento vestido con una sudadera con capucha en un día caluroso.

“Necesitamos que todos los ojos estén puestos en esto”, tuiteó el comisionado de la policía de Nueva York, Keechant Sewell.

La policía dijo que los testigos informaron que el hombre armado se acercó al último vagón de un tren de la línea Q que se dirigía de Brooklyn a Manhattan, sacó un arma y disparó a Enríquez a quemarropa. El tirador huyó después de que el tren llegara a Canal Street en Manhattan.

Enríquez trabajó para la división de investigación de inversiones globales en Goldman Sachs, donde el CEO David Solomon lo llamó un empleado dedicado y querido que “representaba nuestra cultura de colaboración y excelencia”.

Hijo de padres mexicoamericanos, Enríquez pasó su primera infancia en Brooklyn antes de que su familia se mudara a California y luego a Seattle, su pareja, Adam Pollack, le dijo al New York Post. Vile dijo que ambos movimientos fueron provocados por la violencia en los vecindarios de la familia en Nueva York y el sur de California.

Enríquez regresó a la ciudad de Nueva York a mediados de la década de 1990 para obtener una maestría en estudios latinoamericanos en la Universidad de Nueva York. Su deseo de aprender no se detuvo allí: durante la pandemia de coronavirus, aprendió a tocar la guitarra y a hablar portugués e italiano, dijeron su familia y su pareja.

“Estaba constantemente en modo de superación personal”, dijo el cuñado Glenn Vile a Fox News.

Enríquez, el mayor de cinco hijos, cuidó de sus hermanos y padres, dijo su hermana. Aproximadamente una hora antes de que lo mataran, Enríquez envió un mensaje de texto a sus hermanos para aconsejarles que controlaran a sus padres, quienes tienen problemas de salud, dijo.

El tiroteo aparentemente aleatorio sacudió aún más a una ciudad que ya estaba preocupada por la seguridad pública. Muchos tipos de delitos se han recuperado después de haber disminuido drásticamente a principios de la pandemia cuando la gente se quedaba en casa. Y la preocupación por el crimen se ha disparado.

En los primeros cinco meses de 2022, la cantidad de tiroteos en la ciudad se redujo ligeramente con respecto al mismo período del año anterior, y la cantidad de asesinatos ha bajado un 12% en lo que va del año pasado. Pero Nueva York todavía está en camino de tener su segundo mayor número de homicidios desde 2011, después de casi una década de mínimos históricos.

En términos de delitos violentos, la ciudad sigue siendo sustancialmente más segura ahora que durante las décadas de 1970, 1980, 1990 y principios de la década de 2000.

El crimen es ahora la principal preocupación de los votantes de la ciudad, según una encuesta de la Universidad de Quinnipiac publicada este mes. Encuestó a 1.249 votantes registrados de la ciudad y tiene un margen de error de +/- 2,8 puntos porcentuales.

El alcalde Eric Adams, un demócrata que hizo campaña con la promesa de hacer que la ciudad fuera más segura, dijo que su administración evaluará cómo está desplegando oficiales en el extenso sistema de metro.

No había policías en el vagón de tren donde le dispararon a Enríquez, dijo Adams.

La periodista de Associated Press Jennifer Peltz contribuyó.

Derechos de autor 2022 Prensa Asociada. Reservados todos los derechos. Este material no puede ser publicado, transmitido, reescrito o redistribuido sin permiso.

.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Exit mobile version