No puede hacer ejercicio para salir de una dieta poco saludable

Compartir en Pinterest
Incluso si hace ejercicio regularmente, un nuevo estudio encuentra que tener una dieta poco saludable aún puede aumentar su riesgo de varias enfermedades y muerte prematura. Rob y Julia Campbell/Stocksy United
  • Una nueva investigación encuentra que no puedes superar el efecto de una dieta pobre simplemente haciendo más ejercicio.
  • La actividad física regular y los buenos hábitos alimenticios van de la mano cuando se trata de su salud y longevidad a largo plazo.
  • La actividad física y la dieta también juegan un papel importante en la prevención de muchas enfermedades crónicas, como la diabetes tipo 2, ciertos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Probablemente hayas escuchado la frase ‘No puedes entrenar más que una mala dieta’.

Esta oración sugiere que, cuando se trata de calorías, es difícil, si no imposible, crear un déficit de calorías a través del ejercicio cuando se come mal.

Sin embargo, según un nuevo estudioparece que esta frase también suena cierta en otro sentido: su riesgo de mortalidad.

Según una nueva investigación publicada en el British Journal of Sports Medicine, los altos niveles de actividad física no contrarrestan los efectos perjudiciales de una dieta deficiente sobre el riesgo de mortalidad.

Un estudio realizado en la Universidad de Sydney encontró que los participantes que tenían altos niveles de actividad física y una dieta de alta calidad tenían el menor riesgo de muerte.

En comparación con los participantes físicamente inactivos con dietas deficientes, aquellos que tenían la actividad física más alta y una dieta de alta calidad tenían un riesgo de mortalidad que se redujo en un 17 % por todas las causas.

También tenían un 19% menos de riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular y un 27% por ciento de ciertos tipos de cáncer.

¿En otras palabras? No puede escapar de los efectos de una dieta pobre simplemente ejercitándose más. La actividad física regular y los buenos hábitos alimenticios van de la mano cuando se trata de su salud y longevidad a largo plazo.

“Esta investigación reciente establece un argumento controvertido”, dice Brian Carson, PhDpsicólogo del ejercicio en la Universidad de Limerick y jefe de ciencia e innovación en EnteroSupp.

“Lo que no se debe quitar es que se debe priorizar uno o es más importante que el otro. Tanto la alimentación como la actividad física son importantes para nuestra salud y existen sinergias entre ellas”.

Entonces, ¿cómo exactamente estos dos importantes factores de estilo de vida trabajan juntos para garantizar que usted viva una vida larga y saludable? Y, lo que es más importante, ¿cómo puede utilizarlos a su favor?

“La comida no es solo el combustible que tu cuerpo necesita para producir energía, también contiene todos los componentes básicos (los nutrientes) que se necesitan para producir nuevas células, ya que las viejas dañadas se reemplazan”, explica sophie chablozMSc en ciencia de los alimentos, experto en nutrición y cofundador y CPO de Avea Vida.

“Sin embargo, el fitness no puede quedar fuera de la ecuación de la salud. Mantiene tus músculos y huesos fuertes, mantiene un corazón latiendo saludablemente y equilibra tu estado de ánimo y tus hormonas”.

La actividad física y la dieta también juegan un papel importante en la prevención de muchas enfermedades crónicas, como la diabetes tipo 2, ciertos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares.

“Una de las formas principales, y más debatidas, en que la dieta y la actividad física afectan nuestra salud es a través del control del peso”, dice Carson.

“El exceso de grasa está asociado con la aparición de muchas de las enfermedades crónicas antes mencionadas”.

Más allá del control de peso, Carson dice que la actividad física y la dieta pueden mejorar otros aspectos de su salud, incluida la regulación de la inflamación, la función inmunológica y la masa muscular, que pueden extender su vida útil.

La frase “dieta de alta calidad” está abierta a interpretación. En opinión de Chabloz, la dieta mediterránea sigue siendo el estándar de oro para una buena salud y una baja inflamación durante toda la vida.

“Incluye alimentos básicos como frutas y verduras, granos integrales, mariscos, nueces, legumbres y mucho aceite de oliva y pequeñas cantidades de carne, huevos y lácteos”, dice ella.

Diversos estudios han confirmado los vínculos entre la dieta mediterránea y la buena salud. Una estudiar realizado en 2006 encontró que comer una dieta de estilo mediterráneo redujo los factores de riesgo cardiovascular.

en un estudio de 2011la dieta mediterránea apareció para prevenir el desarrollo de diabetes tipo 2.

Más allá de la dieta mediterránea, Chabloz dice que agregar algunos alimentos fermentados para una salud intestinal óptima y elegir alimentos no procesados ​​(preferiblemente orgánicos) tanto como sea posible es beneficioso.

Una de las razones comunes por las que la gente suele citar para no hacer ejercicio con regularidad es la falta de tiempo.

Buenas noticias si usted es uno de ellos: hacer la cantidad recomendada de ejercicio puede ser más factible de lo que pensaba.

“La Organización Mundial de la Salud revisó sus pautas de actividad física a fines de 2020”, señala Carson.

“Para los adultos de 18 a 64 años, se recomienda realizar al menos 150 a 300 minutos de actividad física de moderada a vigorosa por semana o 75 a 150 minutos de actividad más vigorosa”, explica.

Eso podría significar caminar durante 90 minutos tres días a la semana, pasar 30 minutos todas las noches jugando al aire libre con los niños o sudando cada mañana en el gimnasio.

“También se recomienda participar en entrenamiento de fuerza o resistencia 2 o más días a la semana”, agrega Carson.

Entrenamiento de fuerza está relacionado con una mejor salud cardíaca, mayor movilidad y huesos más fuertes, por lo que es bueno agregarlo a su rutina actual.

Por muy activo que sea físicamente en este momento, Carson aconseja limitar el tiempo sedentario tanto como sea posible reemplazándolo con una actividad de cualquier intensidad.

El ejercicio incidental también cuenta, ya sea subir las escaleras para ir al trabajo, correr para tomar el autobús o hacer las tareas del hogar.

Entonces, ahora que sabe cómo es una dieta de alta calidad y comprende cuánto ejercicio realmente necesita, ¿cómo puede incorporar hábitos más saludables a su rutina diaria?

Dieta

Chabloz dice que se “coma el arcoíris”.

“Los alimentos que tienen un color vibrante (piense en frutas y verduras frescas, frijoles, matcha, cacao puro, etc.) están llenos de antioxidantes que ayudan a combatir la inflamación y el estrés oxidativo”, explica.

Por lo tanto, una de las formas más fáciles de mejorar la calidad de su dieta es agregar alimentos frescos y coloridos a su plato.

Asegurarse de comer suficientes proteínas y grasas de alta calidad también es clave.

Chabloz dice que encontrará proteínas en alimentos como legumbres, lentejas y frijoles, así como pescado, huevos, aves y carne.

“Apunta a 15 a 30 g en cada comida para mantener fuertes tus músculos y huesos”, aconseja.

En cuanto a las grasas saludables, las encontrarás en el aguacate, el aceite de oliva, el salmón, las nueces y las semillas.

Comience a agregar estos alimentos a su dieta para equilibrar sus hormonas y mantener su piel flexible, sugiere Chabloz.

haciendo ejercicio

En lo que respecta al ejercicio, Carson aboga por encontrar el ejercicio que realmente disfrute.

“La gente a menudo me pregunta qué ejercicio deberían hacer. Por lo general, mi respuesta es hacer lo que es más probable que sigas haciendo”, dice.

“Si hay un tipo de ejercicio que no disfrutas, entonces tratar de realizarlo solo tendrá beneficios a corto plazo, ya que es poco probable que lo mantengas”.

Una vez que haya encontrado un tipo de ejercicio que disfrute, Carson aconseja encontrar maneras de incorporarlo a su rutina. Esto podría incluir compartir su plan de ejercicios con otros.

“El ejercicio puede ser una salida social. Puede ser una oportunidad para pasar tiempo con amigos que persiguen un objetivo común o un tiempo familiar muy necesario”, señala.

“En lugar de eliminar estas interacciones, considere incluir el ejercicio con otros en su rutina general”.

Por encima de todo, comience poco a poco. Carson dice que una de las cosas más fáciles que puede hacer para aumentar su actividad física es limitar la cantidad de tiempo que pasa sentado.

“Hemos llevado a cabo investigaciones en la Universidad de Limerick y hemos creado un conjunto de pruebas que muestran que estar sentado durante períodos prolongados puede tener un impacto negativo en la salud, independientemente de la actividad física y el ejercicio”, dice.

¿Su consejo? “Trate de interrumpir el estar sentado con ‘refrigerios de ejercicio’ breves durante 2 o 3 minutos a lo largo del día”.

No puede deshacer los efectos nocivos de una dieta deficiente simplemente haciendo una sesión adicional en el gimnasio o levantando un peso más pesado.

Necesita una dieta de alta calidad y al menos 150 minutos de ejercicio moderado a la semana para una salud y una longevidad óptimas.

Dar prioridad tanto a la dieta como al estado físico puede parecer una tarea difícil, pero al hacer algunos pequeños ajustes en su rutina actual, puede ser más fácil de lo que piensa.

.

Leave a Comment

Your email address will not be published.