Muere Alvin Bessent, reportero y editorialista de Newsday, a los 73 años

Quienes conocieron a Alvin Bessent lo recuerdan más por dos cualidades especiales: un intelecto agudo y una curiosidad por el mundo.

Su educación abarcó la medicina, el derecho y el periodismo, y sus informes de noticias se basaron en una investigación meticulosa, al igual que los editoriales “bien expresados” que escribió para Newsday cuando pasó a la sección de Opinión durante una carrera de 29 años en el periódico.

Pero también era un tipo realmente agradable, amable e indefectiblemente educado, dijeron amigos y colegas el martes.

“Alvin era un caballero” y un “pensador filosófico”, dijo Monte Young, editor gerente adjunto de Newsday para salas de redacción multimedia.

Bessent murió el lunes en el Hospital Mount Sinai de Manhattan por complicaciones del tratamiento del cáncer de próstata, dijo su esposa, Valerie Graves Bessent. Tenía 73 años.

“Murió en paz”, dijo sobre su esposo durante 41 años, llamándolo “este hombre hermoso y curioso”.

Graves Bessent agregó: “Alvin tenía curiosidad y no se disculpaba por lo que le interesaba. Podría ser cualquier cosa: el gobierno: desglosaba los presupuestos en Albany. Creo que leyó la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, por ejemplo. Creo que eso es un par mil páginas. Era él.

Bessent creció en Pontiac, Michigan, hijo de Thomas Bessent y Elora Bessent, quien falleció antes que él. Asistió a las escuelas públicas locales, donde conoció a la niña que años más tarde se convertiría en su esposa.

“Fuimos juntos a la escuela secundaria y preparatoria”, dijo Graves Bessent, recordando esos días en la escuela secundaria Jefferson y la escuela secundaria Pontiac Central. “Alvin siempre fue un estudiante ejemplar”.

Bessent recibió su licenciatura de la Universidad Estatal de Michigan, donde se convirtió en miembro de la fraternidad Kappa Alpha Psi, y obtuvo una maestría de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia en 1982. También fue becario John S. Knight en la Universidad de Stanford en 1997. -98.

La beca, otorgada a periodistas en activo, se enfoca en “ayudar a estos líderes periodísticos a tener éxito como agentes de cambio efectivos, mejorando el acceso a la información que la gente necesita para crear y mantener comunidades democráticas”, dice el sitio web de la universidad.

Bessent también estudió durante un año en la facultad de medicina de la Universidad de Howard. Pero su esposa dijo que descubrió que “no era realmente lo que quería hacer por el resto de su vida”. Fue a la facultad de derecho brevemente, pero cuando lo aceptaron en Columbia, “decidió que el periodismo era lo mejor”.

Graves Bessent dijo que su esposo “creía en informar a la gente tanto como podía brindándoles información de calidad”. En Newsday “hizo muchos reportajes sobre los tribunales. El tratamiento de las personas de minorías por parte del sistema de justicia era un área de gran interés para él”, dijo. Y cuando pasó del lado de los reportajes de Newsday a la sección de la página editorial, su enfoque “se extendió a la política y el gobierno”.

Se unió a Newsday en 1985. Joye Brown, ahora columnista y editora asociada de Newsday, recordó haber recomendado su contratación como reportera de Hempstead Town cuando era editora del condado de Nassau. “Alvin fue a la escuela de medicina [and] facultad de derecho”, dijo Brown. “Aportó su brillantez a ese ritmo de la ciudad. Siguió trabajando cuando golpeó el ritmo de la cancha… No importa lo que hiciera, aportó su inteligencia. Podía darle la vuelta a cualquier tema”.

Más allá de todo eso, dijo Brown, “era un caballero” y “loco por el baloncesto”.

James Klurfeld, exeditor de la página editorial de Newsday, dijo que Bessent presentó sus puntos de vista “sin confrontación”. Fue muy contundente sobre cómo era ser negro y por qué deberíamos prestar atención. Fue muy lógico. No se emocionaba por las cosas. Era simplemente una persona excelente para tener como colega. También era considerado y estaba preparado”.

Rita Ciolli, quien sucedió a Klurfeld como editora de la página editorial, dijo que Bessent “siempre fue una voz de la razón para nosotros”. Ella dijo que él estaba “dispuesto a mirar las cosas en 360 grados”, mientras tomaba otras perspectivas. “También era un hermoso escritor. Sus argumentos, podía presentarlos claramente y siempre estaban bien expuestos”.

Lawrence Levy, decano ejecutivo del Centro Nacional de Estudios Suburbanos de la Universidad de Hofstra y ex redactor editorial de Newsday, dijo de Bessent: “Era reflexivo al organizar sus argumentos y en el tipo de preguntas que hacía que te hacían repensar a dónde venías”. de.” Levy agregó: “Era una gran persona en todos los sentidos”.

Además de su esposa, los sobrevivientes de Bessent incluyen a sus hermanas, Thomasina Ellis, del área de Chicago, y Lorene Phillips, de Pontiac, Michigan; un hijastro, Brian Graves, de Pontiac; un nieto, Brian Graves II; y varias sobrinas y sobrinos. Le precedieron en la muerte sus hermanas Wilhelmina Hines, Catherine Graves y Sandra Burris.

Graves Bessent dijo que los arreglos del funeral estaban incompletos, pero que se realizaría un servicio en Nueva York en una fecha aún no establecida. Bessent será enterrado en el cementerio de la iglesia que su familia fundó en Waynesboro, Georgia, dijo.

.

Leave a Comment

Your email address will not be published.