Los problemas de salud mental aumentan entre los adolescentes de Carolina del Norte | Noticias estatales y regionales

Por David Larson Diario de Carolina

Incluso antes de la pandemia de COVID-19, algunos padres, psicólogos infantiles y funcionarios de salud pública estaban llamando la atención sobre una creciente crisis de salud mental entre los adolescentes estadounidenses. Pero según las cifras preliminares del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte proporcionadas a Carolina Journal a fines de mayo, esta tendencia solo ha aumentado en el tiempo transcurrido desde la pandemia, con un aumento masivo en intentos de suicidio, sobredosis de drogas y compromisos involuntarios evidentes entre la población adolescente del estado.

Según los datos del NCDHHS, la cantidad de visitas de adolescentes a la sala de emergencias por lesiones autoinfligidas en Carolina del Norte, como intentos de suicidio, aumentó de 2362 a 3259 durante el mismo período, un aumento del 38 %.

Un número cada vez mayor de adolescentes de Carolina del Norte también está llegando a las salas de emergencia debido a sobredosis de drogas. En 2016, los datos del NCDHHS mostraron 1,6 muertes por sobredosis de drogas por cada 100 000 personas de 13 a 18 años. Si bien esto mejoró un poco antes de la pandemia, cayendo a 1,1 muertes por cada 100 000, estas cifras aumentaron inmediatamente una vez que llegó la pandemia. Para 2021, la tasa era casi cuatro veces mayor, con 4,3 muertes por sobredosis de drogas por cada 100 000 adolescentes de Carolina del Norte.

La gente también está leyendo…

Estos números pueden parecer pequeños al observar los millones de miles de adolescentes en el estado, pero cada muerte es una señal de miles más en estados de crisis mental y adicción.

“Debido a la pandemia y otros problemas, cada vez hay más jóvenes que intentan suicidarse”, declaró el Senador. Jim Burgin, R-Harnett, le dijo a Carolina Journal. “En el punto en el que nos encontramos ahora, especialmente en los jóvenes, todo el aspecto de la salud mental es muy grave. Las tasas de suicidio de adolescentes han aumentado. He tratado con tantas familias que han tenido hijos que intentaron suicidarse o se suicidaron. [Add] además de eso, la automedicación de alcohol u otras drogas. Todas esas cosas son una gran preocupación”.

Burgin, quien preside los comités de Salud y Asignaciones de Salud del Senado de Carolina del Norte, está profundamente preocupado por la salud mental de los adolescentes en el estado, especialmente en lo que respecta a los compromisos involuntarios y las visitas a la sala de emergencias.

En 2020, 2429 adolescentes de Carolina del Norte fueron internados involuntariamente en centros de salud mental, pero en 2021, ese número aumentó a 3689, según datos proporcionados a CJ por NCDHHS. Este es un aumento del 52% en un lapso de un año. Burgin dijo que un problema importante causado por esta tendencia es que tantos padres dejan a sus hijos en las salas de emergencia que no hay lugar para enviarlos.

“Tuve uno en el condado de Harnett que estuvo en el hospital, en la sala de emergencias, durante 94 días, mientras esperaban un lugar para poner a ese niño, en realidad en la sala de emergencias en Dunn, Carolina del Norte”.

Dijo que ha visto repetirse lo mismo, incluso con una niña de 9 años en cuidado de crianza que tuvo que permanecer en la sala de emergencias durante 29 días mientras buscaban un lugar para ubicarla.

“En un día cualquiera hay 200 personas en urgencias por internamiento involuntario; son niños y adultos, pero muchos de ellos son niños”, dijo Burgin. “Estuve en UNC el otro día, y tienen un ala completa allí para niños adolescentes que es parte del departamento de emergencias. Tienen niños pequeños allí, todas estas personas que tienen problemas, terminan allí hasta los 18 años”.

Hay tres hospitales psiquiátricos principales en el estado, con un total de 1.500 camas. Y Burgin dijo que un gran problema es que alrededor de 400 de estas camas están ocupadas por acusados ​​en juicios penales que esperan audiencias de competencia.

“Quiero sacar a esas personas, porque esas camas cuestan $1,400 por día”, dijo Burgin. “Quiero trasladar a esas personas a las cárceles o prisiones locales, seguir tratándolas (consejería, psiquiatría) pero en un entorno menos costoso. Y luego tome estos casos más graves y póngalos en un hospital de salud mental”.

Con el internamiento involuntario de adolescentes por problemas de salud mental “aumentando significativamente”, Burgin dijo que simplemente no quiere que “languidezcan en los departamentos de emergencia porque no tenemos una instalación para internarlos”.

Planea viajar por el estado con el secretario del NCDHHS, Kody Kinsley, para llamar la atención sobre este problema y buscar soluciones.

“Estoy hablando con la secretaria ahora, y estamos hablando de crear una instalación, una instalación de 100 a 110 camas en la que podamos tomar estos casos y no dejarlos en la sala de emergencias”, dijo Burgin. “Podemos llevarlos a una instalación y comenzar a tratarlos de inmediato en lugar de dejarlos languidecer. Yo lo llamo almacenarlos. No quiero almacenar niños. Los quiero en algún lugar donde podamos tratarlos y ponerlos en el camino correcto”.

Cuando se le preguntó por qué cree que los adolescentes en la Carolina del Norte moderna están luchando tanto con la salud mental, dijo: “Lo resumo así: creo que hay una sensación de desesperanza entre muchos jóvenes, y eso me preocupa. Muchos de ellos sienten que simplemente no va a mejorar. He hablado con muchos de ellos, y simplemente ves esta perdición. Y nosotros, como adultos, tenemos que hacerlo mejor. Creo que parte de esto son muchos de estos dispositivos. Creo que los niños tienen teléfonos y se conectan a Internet demasiado pronto”.

.

Leave a Comment

Your email address will not be published.