Los jóvenes LGBTQ+ informan un aumento de los pensamientos suicidas y una disminución del apoyo a la salud mental en una nueva encuesta – The Hill

Historia de un vistazo

  • El cuarenta y cinco por ciento de los jóvenes LGBTQ+ de 13 a 24 años del país informan haber considerado seriamente quitarse la vida en algún momento de los últimos 12 meses, según un informe anual sobre la salud mental de los jóvenes LGBTQ+ publicado por The Trevor Project.

  • Cerca de dos tercios de los jóvenes LGBTQ+ informaron haber experimentado síntomas de ansiedad este año y el 8 por ciento dijo haber experimentado síntomas de depresión.

  • Aproximadamente el 60 por ciento de los jóvenes LGBTQ+ que dijeron que querían atención de salud mental este año no han podido recibirla, según el informe.

La salud mental de los jóvenes LGBTQ+ se ha deteriorado durante el último año, según muestra una nueva investigación, y casi la mitad de los jóvenes LGBTQ+ de 13 a 24 años del país informan haber considerado seriamente quitarse la vida en algún momento de los últimos 12 meses. Incluso más han experimentado síntomas de trastornos como ansiedad o depresión.

Cerca de dos tercios de los jóvenes LGBTQ+ informaron haber experimentado síntomas de ansiedad este año, un poco más que el año pasado, cuando el 72 por ciento informó síntomas, según un informe anual de The Trevor Project evaluando el estado de la salud mental de los jóvenes LGBTQ+ en los EE. UU.

Otro 58 por ciento dijo que había experimentado síntomas de depresión durante el último año, en comparación con el 62 por ciento en 2021. Los sentimientos de ansiedad y depresión fueron particularmente elevados entre los jóvenes transgénero y no binarios, con más de las tres cuartas partes reportando síntomas de ansiedad y alrededor de dos. tercios informan síntomas de depresión.

Los jóvenes LGBTQ+ que consideraron seriamente quitarse la vida aumentaron al 45 %, frente al 40 % en 2020 y al 42 % en 2021. El Proyecto Trevor recopiló datos de cerca de 34 000 jóvenes LGBTQ+ de 13 a 24 años para su encuesta de 2022.

El informe anual también muestra una tendencia creciente de jóvenes LGBTQ+ que no pueden acceder a apoyo de salud mental. Hace dos años, 46 por ciento de los jóvenes LGBTQ+ que querían asesoramiento sobre salud mental no pudieron recibirlo. El año pasado, ese número creció ligeramente a 48 por ciento – y luego se disparó a aproximadamente el 60 por ciento según el informe de este año.

Aproximadamente la mitad de los jóvenes LGBTQ+ dijeron que el miedo a compartir sus problemas de salud mental con otra persona era un obstáculo importante para acceder a la atención, y el 45 por ciento dijo que les preocupaba que se les negara el consentimiento de los padres. Alrededor del 43 por ciento dijo que les preocupaba que sus problemas no se tomaran en serio si se los compartían con un profesional y, para el 41 por ciento de los jóvenes LGBTQ+ en los EE. UU., la atención de la salud mental simplemente no es asequible.

El impacto de eventos actuales como la actual pandemia de COVID-19 o las recientes acciones legislativas estatales para verificar los derechos de los jóvenes LGBTQ+, especialmente los menores transgénero y no binarios, no se puede ignorar, reconocieron los investigadores del Proyecto Trevor.

“Los recientes ataques políticos dirigidos a jóvenes transgénero y no binarios no solo han amenazado su acceso a la atención médica, los sistemas de apoyo y los espacios de afirmación en la escuela, sino que también han tenido un impacto negativo en su salud mental”, dijo Jonah DeChants, científico investigador de The Trevor Project. , dijo el miércoles.

Más del 90 por ciento de los jóvenes transgénero y no binarios encuestados por The Trevor Project dijeron que les preocupaba que pronto se les pudiera negar el acceso a la atención de afirmación de género o el acceso a instalaciones segregadas por género, como baños, de acuerdo con su identidad de género debido a la legislación estatal o local pendiente. .

Otro 83 por ciento dijo que estaba preocupado por otros esfuerzos para prohibir que los atletas transgénero compitan en equipos deportivos escolares. Más de 16 estados ya han aprobado leyes que prohíben que los estudiantes transgénero jueguen en equipos deportivos acordes con su identidad de género, y al menos una docena más están considerando promulgar medidas similares.

Los jóvenes LGBTQ+ también experimentan desafíos únicos, como ser amenazados o dañados físicamente, discriminados o sometidos a terapia de conversión. Aquellos que informaron haber experimentado victimización anti-LGBTQ+ en el último año tenían más del doble de probabilidades de intentar suicidarse en comparación con aquellos que no lo hicieron.

“Debemos reconocer que los jóvenes LGBTQ enfrentan factores estresantes simplemente por ser quienes son de los que sus compañeros nunca tienen que preocuparse”, dijo el miércoles Amit Paley, director ejecutivo y director ejecutivo de The Trevor Project.

Alrededor del 31 por ciento de los jóvenes LGBTQ+ dijeron que habían sido dañados físicamente o amenazados por su orientación sexual y el 37 por ciento informó haber sido acosado por su identidad de género, incluido el 55 por ciento de los hombres y niños transgénero y el 47 por ciento de las mujeres y niñas transgénero.

Más del 70 por ciento de los jóvenes LGBTQ+ dijeron que experimentaron discriminación por su orientación sexual o identidad de género al menos una vez en su vida, según el informe. Desglosados ​​por raza y etnia, los jóvenes LGBTQ+ asiáticoamericanos e isleños del Pacífico (AAPI) se encontraban entre los más propensos a informar haber experimentado algún tipo de discriminación, coincidiendo con un aumento de los crímenes de odio contra los asiáticos durante el año pasado.

Los jóvenes nativos americanos e indígenas LGBTQ+ también informaron altas tasas de discriminación en función de su orientación sexual o identidad de género, al igual que los jóvenes negros, del Medio Oriente y del norte de África, latinos y multirraciales LGBTQ+.

Aproximadamente el 17 por ciento de los jóvenes LGBTQ+ encuestados por The Trevor Project dijeron que habían sido amenazados o sometidos a terapia de conversión, una práctica pseudocientífica y desacreditada que tiene como objetivo cambiar la orientación sexual o la identidad de género de una persona, incluido más del 20 por ciento de los transgénero y no binarios. juventud.

Cerca del 30 por ciento de los jóvenes LGBTQ+ sometidos a terapia de conversión también intentaron suicidarse, según el informe, al igual que el 27 por ciento de los amenazados con terapia de conversión.

Según los investigadores de The Trevor Project, los jóvenes LGBTQ+ informaron tasas significativamente más bajas de intentos de suicidio cuando vivían en una comunidad que aceptaba su identidad. Aún así, cerca del 40 por ciento de los jóvenes LGBTQ+ dijeron que vivían en áreas que “algo o mucho” no aceptaban a las personas LGBTQ+.

Más de la mitad de los jóvenes LGBTQ+ identificaron sus escuelas como “afirmantes”, incluido el 51 por ciento de los jóvenes transgénero y no binarios. Eso pronto está sujeto a cambios, ya que estados como florida y Alabama seguir aprobando legislación que prohíba la enseñanza en el aula relacionada con la orientación sexual y la identidad de género.

El Proyecto Trevor este año también recopiló datos sobre dónde LGBTQ+ encontró con mayor frecuencia “momentos de alegría”, y algunas de las respuestas más populares fueron ver una representación positiva de LGBTQ+ en los medios, escribir en un diario, escuchar música, jugar con mascotas y tener un médico que esté un aliado LGBTQ+.

“El hecho de que cosas muy simples, como el apoyo de familiares y amigos, ver la representación LGBTQ en los medios y que se respete tu expresión de género y tus pronombres, pueden tener un impacto tan positivo en la salud mental de un joven LGBTQ es inspirador”, Paley dijo el miércoles. “Y debería llamar más la atención en las conversaciones sobre la prevención del suicidio y los debates públicos sobre la inclusión LGBTQ”.

Publicado en mayo. 04, 2022

Leave a Comment

Your email address will not be published.