Los hábitos saludables para el corazón para niños y adolescentes alargan la vida

Un nuevo estudio muestra algo que siempre hemos creído que era cierto: nuestra salud y hábitos de niños y adolescentes afectan nuestra salud como adultos. Y no solo nuestra salud, sino cuánto tiempo vivimos.

¿Qué midió y encontró el estudio?

El Estudio de Resultados del Consorcio de Cohortes Cardiovasculares Infantiles Internacional ha estado recopilando datos sobre casi 40,000 personas de los Estados Unidos, Finlandia y Australia. Comenzaron a inscribirlos cuando eran niños en la década de 1970 hasta la década de 1990 y los han estado siguiendo desde entonces.

Los investigadores han estado analizando los efectos de cinco factores de riesgo:

  • índice de masa corporal, o IMC, un cálculo que muestra si una persona está dentro de un rango de peso saludable
  • presión arterial sistólica, que es el número superior en una lectura de presión arterial y es una medida de cuánta presión se ejerce sobre las arterias cuando late el corazón
  • valor de colesterol total, una medida de la cantidad de sustancia cerosa que hay en la sangre. Si bien el colesterol es importante para hacer cosas como construir células y hormonas, tener demasiado puede provocar enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.
  • nivel de triglicéridos, una medida de la cantidad de esta sustancia grasa en la sangre. Al igual que con el colesterol, demasiado aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.
  • esmoquin en la juventud.

De 2015 a 2019, los investigadores dieron seguimiento a todas estas personas, que tenían una media de 46 años, que no es mucha edad. Descubrieron que casi 800 de ellos habían tenido eventos cardiovasculares (como un ataque cardíaco o un derrame cerebral), de los cuales más de 300 fueron fatales.

Cuando los investigadores compararon los resultados con los valores de los cinco factores, descubrieron que, de hecho, eran factores de riesgo:

  • Las personas que tenían valores más altos de lo normal para todos los factores de riesgo tenían casi el triple de riesgo de enfermedad cardiovascular.
  • El tabaquismo fue el mayor factor de riesgo, seguido del IMC, la presión arterial sistólica, los triglicéridos y el colesterol.
  • No necesitaba tener los cinco factores para estar en riesgo; por ejemplo, las personas que fueron obesas cuando eran niños tenían más de tres veces más probabilidades de tener enfermedades cardiovasculares, y aquellas cuya presión arterial era alta o casi alta tenían el doble de riesgo.

Nada de esto es una sorpresa, pero verlo tan claramente debería ser una llamada de atención, especialmente para los padres.

¿Qué pueden hacer los padres para ayudar a orientar el curso hacia una edad adulta saludable?

Los padres pueden tomar estos cuatro pasos importantes:

  1. Sepa si su hijo está en riesgo. Es comprensible que muchos padres no presten mucha atención a los números en el chequeo de sus hijos oa los resultados de los análisis de sangre. Pero esos números son importantes.
  • Asegúrese de conocer el IMC de su hijo y si es saludable o no. En adultos, decimos que un IMC de 19 a 25 es saludable. En niños y adolescentes es un poco más complicado; nos fijamos en el percentil de IMC en función de la edad y el género. Si el percentil está entre 85 y 95, el niño tiene sobrepeso; si es mayor de 95, el niño es obeso. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades tiene una calculadora puede usar para obtener el IMC y el percentil.
  • Conozca la presión arterial de su hijo y si es saludable o no. Una vez más, esto depende de la edad, el sexo y la altura. Lamentablemente, muchos pediatras pasan por alto las presiones arteriales anormales porque los valores que parecen normales pueden no ser saludables para algunos niños, por lo que es importante consultar a su médico para estar seguro. La presión arterial de su hijo debe medirse en cada control a partir de los 3 años.
  • Pregunte acerca de cómo controlar los niveles de colesterol y triglicéridos de su hijo. Esto generalmente se hace en la adolescencia, pero se puede hacer antes si un niño tiene sobrepeso o si hay antecedentes familiares de niveles elevados. Si usted o un familiar cercano tiene colesterol o triglicéridos altos, asegúrese de que el pediatra de su hijo lo sepa.
  • Pregúntele a su hijo sobre el tabaquismo (y el uso de otras sustancias). No asumas que lo sabes.
  1. Tome lo que aprende, y este estudio, en serio. Un enfoque de “es solo grasa de bebé” o “tienen mucho tiempo para estar saludables” puede ser peligroso.
  • Si su hijo tiene un IMC elevado, presión arterial, nivel de colesterol o nivel de triglicéridos, hable con su médico sobre lo que puede hacer y hágalo.
  • No importa cuáles sean los números de su hijo, asegúrese de que tenga una dieta saludable, rica en frutas, verduras, granos integrales, grasas saludables y proteínas magras. Limite el azúcar agregada (especialmente en las bebidas), los alimentos procesados ​​y las grasas no saludables.
  • Lo mismo ocurre con el ejercicio: los niños deben hacer ejercicio durante una hora al día. Eso no tiene que ser un deporte de equipo, si su hijo no es un tipo de persona de deportes de equipo (o su vida no se presta a los deportes de equipo); el juego activo, salir a caminar, hacer videos de ejercicios o simplemente bailar en la sala de estar está bien.
  1. Hable con sus hijos acerca de no fumar. Comience temprano, mucho antes de la adolescencia, cuando la presión de los compañeros se vuelve poderosa. Asegúrate de que ellos conocer los hechos, y ayúdelos a aprender y practicar formas de decir no.
  2. Visite a su médico con regularidad. Los niños deben ver a su médico al menos una vez al año, y si su hijo tiene uno de los cinco factores de riesgo, necesitará visitas más frecuentes. Haga de estas visitas una prioridad; la vida de su hijo podría depender literalmente de ello.

Sigueme en Twitter @drClaire

Como servicio a nuestros lectores, Harvard Health Publishing brinda acceso a nuestra biblioteca de contenido archivado. Tenga en cuenta la fecha de la última revisión o actualización de todos los artículos.

Ningún contenido de este sitio, independientemente de la fecha, debe usarse como sustituto del consejo médico directo de su médico u otro médico calificado.

.

Leave a Comment

Your email address will not be published.