Los graduados de la Escuela de Medicina Miller enfrentan desafíos con resiliencia

En una ceremonia de graduación en el Watsco Center en el campus de Coral Gables, más de 190 graduados de la facultad de medicina fueron elogiados por sus logros.



La Universidad de Escuela de Medicina Miller de MiamiLa ceremonia de graduación número 67 de la escuela el 11 de mayo celebró a más de 190 nuevos y entusiastas médicos de la clase de 2022 de la escuela.

El Dr. Henri R. Ford, decano y director académico de la Escuela Miller, dirigió los procedimientos y felicitó a la clase por su viaje para convertirse en médicos durante un momento único y particularmente desafiante en la medicina.

“Nunca antes una clase había entrado en su carrera en un momento de tanta necesidad”, dijo Ford. “Nos hemos esforzado por capacitarlos para transformar vidas e inspirarlos a servir a nuestra comunidad global. Nunca olviden encarnar los atributos esenciales de un médico exitoso: carácter, paciencia, persistencia, compasión, honestidad e integridad”.

El presidente Julio Frenk se refirió al desarrollo de la fortaleza y los ritos de paso de la vida. Reconoció a los padres, veteranos y profesores que hicieron posible este día para los graduados.

“A través de todos estos desafíos, se mantuvo comprometido y encaminado con adaptabilidad y resiliencia”, dijo Frenk. “En la vida, algunos sacrificios ponen a prueba y definen los personajes, y su capacidad de perseverancia los llevará a un futuro brillante. Recuerden, lo que inspira resiliencia es la esperanza y la confianza. Como nuestros graduados de medicina, ustedes son nuestra esperanza y un brillante ejemplo de resiliencia”. Bastones Estás bien equipado para enfrentar los desafíos futuros “.

La ceremonia incluyó reconocimientos para dos miembros de la facultad de la Escuela Miller que se jubilan. Jeffrey Duerk, vicepresidente ejecutivo de asuntos académicos y rector, elogió al Dr. Gregory Zych por 41 años de servicio ya la Dra. Silvina Levis por 33 años en Miller School.

Antes de presentar a los graduados, el orador de graduación Dr. Tore Godal, quien recibió un título honorario, se dirigió a la clase. La carrera de seis décadas de Godal en medicina y salud pública lo ha llevado de Noruega a Etiopía y alrededor del mundo, trabajando para la Organización Mundial de la Salud. Les dijo a los graduados que eligieran la aventura, aprovecharan su experiencia y asumieran riesgos.

Bastones resistentes

A medida que los temas de desafío y resiliencia resonaron entre los estudiantes, muchos reflexionaron sobre sus viajes personales. Rick Lin reconoció a su madre y a su difunto hermano gemelo como figuras importantes que lo ayudaron a terminar la escuela de medicina.

“Supe en la escuela secundaria que quería ser médico, y mi hermano me impulsó a continuar este viaje a pesar de lo difíciles que han sido a veces estos últimos cuatro años”, dijo Lin, quien será residente de medicina interna en el Universidad de Florida. “Sé que mi hermano David estaría extremadamente orgulloso. No creo que pueda ser tan increíble como mi madre, ya que estoy muy agradecida por su apoyo. Estoy súper emocionada por este próximo capítulo”.

Sophia Jimsheleishvili también sintió gratitud al agradecer a su madre, una neuróloga que emigró a los Estados Unidos desde el país de Georgia e hizo su residencia en los Estados Unidos más adelante en su vida.

“Yo no tenía muñecas; Yo jugaría al doctor en su lugar”, recordó Jimsheleishvili, quien será residente de neurología en Miller School/Hospital Conmemorativo de Jackson. “Había una razón por la que quería hacer esto, y mi mamá y yo nos ayudábamos mutuamente. Espero haberla hecho sentir orgullosa ya que estoy muy agradecido. Ella ha sido mi mentora, motivadora y la principal persona que me ha inspirado”.

Miller School continúa liderando la nación en las facultades de medicina que otorgan títulos dobles. De los más de 190 graduados en el programa MD, había 48 MD/MPH, ocho MD/Ph.D., siete MD/MS y cinco MD/MBA graduados

Uno de los beneficiarios de la doble titulación fue Sebastián Víctor Sánchez-Luege, quien pronunció el discurso del estudiante. Compartiendo ejemplos de la atención que sus compañeros de clase habían mostrado a los pacientes, Sánchez-Luege habló de cómo las pequeñas experiencias pueden afectar la vida de los pacientes.como lo presenció hace 20 años cuando luchó contra el cáncer.

“Mi cabello es un recordatorio de un viaje que comenzó en primer grado y me llevó a la U”, dijo Sánchez-Luege, quien estará en la programa de transición/anestesiología en Stanford Health Care. “Todos llegamos a la escuela de medicina con nuestra narrativa, y es importante reconocer cómo nuestras historias se cruzan con las de nuestros pacientes. No tengas miedo de conectarte profundamente con ellos y ser vulnerable”, agregó. “Los pacientes que encontraremos tienen historias para compartir. Vienen a nosotros con más de una enfermedad. Depende de nosotros descubrir sus miedos, aspiraciones y comprender la red social en la que existen”.

La Dra. Latha Chandran, decana ejecutiva y presidenta fundadora del Departamento de Educación Médica, dirigió el juramento hipocrático y entregó a cada miembro de la clase un regalo de despedida: una copia de “Life on the Line: Young Doctors Come of Age in a Pandemic, por Emma Goldberg.

El Dr. Alex J. Mechaber, presidente de la Asociación de Antiguos Alumnos de Medicina de la Escuela Miller, felicitó a los nuevos graduados y habló sobre el legado que comenzó en 1956 cuando la Escuela Miller graduó su primera promoción. Recordándoles que ahora eran parte de esa orgullosa herencia, Mechaber concluyó: “Por hoy, adiós. Para mañana, mucha suerte. Y para siempre, vaya ‘Bastones’.




Leave a Comment

Your email address will not be published.