Los embajadores de Mercer representan al cuerpo estudiantil con profesionalismo

Durante casi 40 años, un refinado grupo de estudiantes de Mercer ha sido la imagen de la hospitalidad y el profesionalismo en los eventos universitarios. Vistiendo sus blazers característicos, Embajadores Mercer actuar como representantes del alumnado mientras interactúan con ex alumnos, donantes y amigos.

El programa fue establecido por el Servicios para exalumnos oficina en 1983.

“Un grupo selecto de estudiantes de segundo, tercer y último año nos son recomendados primero por decanos, profesores, miembros del personal y compañeros embajadores. Luego de estas recomendaciones y un riguroso proceso de entrevistas, invitamos a los estudiantes al programa”, dijo Ceallsach Crouch, coordinador de programas de ex alumnos.

“Los nominados para este programa son seleccionados a mano a través de la Universidad. Tenemos la suerte de tener estudiantes que sobresalen académica, profesional y socialmente dentro de la comunidad de Mercer”.

Generalmente, alrededor de 20 Embajadores sirven a la vez. Saludan y ayudan a los invitados en eventos básicos como Homecoming, Executive Forum y partidos de fútbol en casa, y en ocasiones se solicita su presencia en otras funciones, como inauguraciones de edificios, juramentos y recepciones comunitarias.

Los Embajadores desarrollan relaciones mutuamente beneficiosas con ex alumnos y amigos de la Universidad, mientras aprenden habilidades relacionadas con el profesionalismo. Se les alienta a ser voluntarios en eventos relacionados con sus especializaciones y, a menudo, están sentados o conectados con personas que trabajan en los campos que buscan, dijo Crouch.

Los embajadores de Mercer saludan a los invitados y entregan etiquetas con sus nombres en el almuerzo del Half Century Club durante el Homecoming 2021.

La presidenta de Embajadores de Mercer, Caroline Jackson, estudiante senior de contabilidad, dijo que pudo sentarse con algunos contadores durante un evento del Foro Ejecutivo y habló con un reclutador de una firma de contabilidad de Atlanta mientras trabajaba como voluntaria en la casa de campo para un partido de fútbol.

“Uno de los mayores beneficios de este programa es la posibilidad de que los Embajadores establezcan conexiones profesionales con personas que alguna vez estuvieron en su lugar”, dijo Crouch. “Realmente entienden lo que viene después de Mercer y cómo participar como ex alumnos. Pueden beneficiarse del trabajo en equipo que hacemos. Queremos actuar como una base para los estudiantes para que puedan comenzar su viaje hacia ese ámbito profesional”.

Los estudiantes disfrutan especialmente ser voluntarios en los eventos del Homecoming Half Century Club, a los que asisten exalumnos que se graduaron hace 50 años o más, dijo Jill Kinsella, vicepresidenta asociada de Servicios para exalumnos y directora ejecutiva de la Asociación de exalumnos.

La joven Amelia Westmoreland, presidenta electa de Mercer Ambassadors y doble licenciatura en química y administración de empresas, dijo que le encantaba dar recorridos a los ex alumnos y escuchar sus historias sobre Mercer y cuánto ha crecido. Jackson pudo conocer y vincularse con algunas mujeres que, como ella, también son miembros de la hermandad de mujeres Alpha Delta Pi.

“Tenemos muchos ex alumnos que continúan regresando después de todos estos años”, dijo Kinsella. “Les encanta ver a estos jóvenes y a los estudiantes les encanta escuchar sus historias”.

Los estudiantes adquieren experiencia hablando y cenando con personas que nunca antes habían conocido. Esto es fácil para algunos estudiantes, pero para otros, el programa Embajadores de Mercer los ayuda a crecer y sentirse más cómodos en situaciones de trabajo en red.

“Están dispuestos a salir de su zona de confort si eso significa representar a esta universidad que aman”, dijo Kinsella. “Invitamos a los estudiantes a postularse, pero al final del día, ofrecen su servicio como voluntarios. Terminamos con los que realmente aman a Mercer”.

Westmoreland dijo que el programa la ayudó a crecer como líder, mejorar sus habilidades de comunicación y forjar conexiones que podrían ser útiles en su carrera.

“He tenido mucha suerte de crecer en este programa y estoy muy agradecida por ello”, dijo. “Estoy emocionado de ver lo que nos trae el próximo año y ver cuánto puedo crecer y cuánto puede crecer este programa”.

La primera clase de Mercer Ambassadors en 1983.
La primera clase de Mercer Ambassadors en 1983.

Kinsella, quien también es exalumna, fue miembro de la primera clase de Embajadores en 1983 y recordó el alboroto y la emoción que rodearon el nuevo programa. Después de todos estos años, el programa se ha mantenido fuerte debido a las ricas oportunidades de redes y servicios que ofrece.

“(El programa) fue creado con calidad e intención y con una misión clara de elegir estudiantes que pudieran representar bien al cuerpo estudiantil ante nuestros donantes, ex alumnos y todos los integrantes de la Universidad”, dijo. “La misión del programa se ha mantenido prácticamente igual. Creo que estuvo bien pensado desde el principio. Todavía atraemos a estudiantes de alto calibre”.

Este año, la estudiante de último año Ashley Stephens recibió el premio Embajador del año, y el estudiante de segundo año Allan Hegedus ganó el premio Nuevo embajador del año.

Los blazers naranjas que usan los embajadores son una tradición relativamente nueva para el programa. Originalmente, las chaquetas eran azul marino y se combinaban con pantalones o faldas grises, dijo Kinsella. Jackson dijo que fueron los blazers naranjas los que originalmente le llamaron la atención y le dieron ganas de aprender más sobre el programa.

“Los blazers son codiciados”, dijo Crouch. “Si ve una chaqueta naranja, puede inferir que es un Embajador de Mercer en camino a un evento. Son un sello distintivo de nuestro programa. Todos los aman y los disfrutan. Con esa chaqueta viene una noción de profesionalismo y hospitalidad”.

Y aunque todos los Embajadores están dedicados, algunos reciben un reconocimiento especial cada año. Este año, la estudiante de último año Ashley Stephens recibió el premio Embajador del año, y el estudiante de segundo año Allan Hegedus ganó el premio Nuevo embajador del año. Además de Jackson y Stephens, los otros Embajadores que se graduaron este año son Grace Bowman, Spencer Laue, Luke McBrayer, Addison Mecredy, Amelia Patrick, Karrie Spain y Hunter Tinker.

Los embajadores entrantes para el año 2022-23 incluyen a Derrick Buie, Kayla Chambers, Shannon Dougherty, Henry Keating, Shaw London, Carmen Mueller, Alana Murray, Savannah Richie, Olivia Scott, Satchel Sumner y Bree Withrow.

Leave a Comment

Your email address will not be published.