Investigadores descubren soluciones al sesgo de género en los diagnósticos de autismo

Resumen: El estudio informa que las niñas y los niños muestran tasas similares de preocupación por los TEA e identifican varios sesgos que contribuyen a la proporción de sexos inflada para el diagnóstico de autismo. Los hallazgos podrían ayudar con la identificación temprana de niñas en el espectro del autismo.

Fuente: Universidad de Minnesota

Publicado en Psiquiatría biológicaun estudio multidisciplinario dirigido por la Universidad de Minnesota demostró que se puede identificar a un número igual de niñas y niños que tienen preocupaciones sobre el trastorno del espectro autista (TEA) cuando se evalúan antes, corrigiendo grandes diferencias de género en los diagnósticos actuales.

“La sabiduría convencional ha sido que más niños que niñas tienen TEA”, dijo el autor principal del estudio. madrigueras caseyPh.D., LP, profesor asistente en la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota y psicólogo en M Health Fairview.

“Nuestra investigación muestra que las niñas y los niños muestran tasas similares de preocupación por los TEA e identifica algunos de los sesgos que contribuyen a las proporciones de sexo infladas. Esperamos que esta investigación brinde alivio a las mujeres y niñas que han luchado socialmente sin saber por qué”.

Utilizando datos de la Red de estudio de imágenes cerebrales infantilesel estudio utilizó una muestra menos sesgada que siguió a un grupo de niños con mayor probabilidad de desarrollar TEA (p. ej., hermanos pequeños de niños autistas) de seis a 60 meses de edad.

El estudio encontró que hay la misma cantidad de niñas identificadas con problemas relacionados con los TEA cuando los niños son evaluados temprano y cuando se corrige el sesgo basado en el sexo en los instrumentos de diagnóstico. Esto contrasta marcadamente con la actual proporción de sexos de 4 a 1 cuando se siguen los procesos estándar de derivación clínica.

“Sabemos que los procesos de detección y las herramientas de diagnóstico en ASD a menudo pasan por alto a muchas niñas que luego reciben un diagnóstico de ASD”, dijo el Dr. Burrows, quien también es miembro de la Instituto Masónico para el Cerebro en Desarrollo.

“Esto impide que muchas niñas reciban servicios de intervención temprana en un momento en que pueden tener el mayor impacto en la primera infancia. La mayoría de los estudios sobre los TEA se centran en los niños después de que son diagnosticados, sin información sobre los síntomas en los niños que no se detectan en las prácticas comunes de detección”.

El equipo de investigación analizó si las niñas y los niños presentaban síntomas similares y encontró diferencias sutiles en la estructura de los síntomas centrales del TEA. Después de corregir estas diferencias, el análisis de subgrupos identificó un grupo de “alta preocupación” que tenía una proporción de sexos de 1 a 1 entre hombres y mujeres.

El estudio encontró que hay la misma cantidad de niñas identificadas con problemas relacionados con los TEA cuando los niños son evaluados temprano y cuando se corrige el sesgo basado en el sexo en los instrumentos de diagnóstico. La imagen es de dominio público

“Este enfoque, la verificación imparcial, que garantiza que nuestros instrumentos midan lo que creemos que miden, puede ayudar a abordar las disparidades actuales en la identificación del autismo”, según jed elisonPh.D., profesor asociado en el Instituto de Desarrollo Infantil y Facultad de Medicina y coautor del artículo.

“Es imperativo reconocer y comprender las limitaciones de los enfoques tradicionales de diagnóstico y detección y generar soluciones creativas para identificar a todos los niños que podrían beneficiarse de los servicios de intervención temprana”.

Los investigadores planean dar seguimiento a este trabajo examinando cómo les va a los niños en el grupo de alta preocupación social en las edades de escuela primaria a secundaria. También están investigando las diferencias grupales en la estructura y función cerebral subyacente.

Fondos: Este estudio fue apoyado por subvenciones de los Institutos Nacionales de Salud (R01-HD055741, R01-MH118362-01, R01-MH118362-02S1, U54-HD079124, P50-HD103573 (ID del proyecto 8084), U54-HD086984), Autism Speaks, y la Fundación Simons (140209). El Dr. Burrows recibió el apoyo de un premio de desarrollo profesional de los NIH (K12-HD055887).

Acerca de esta noticia de investigación sobre el autismo

Autor: kat esquivar
Fuente: Universidad de Minnesota
Contactar: Kat Dodge – Universidad de Minnesota
Imagen: La imagen es de dominio público.

Ver también

Esto muestra el ojo de una mujer.

Investigacion original: Acceso cerrado.
Un enfoque basado en datos en una muestra imparcial revela una proporción de sexos equivalente del deterioro asociado al trastorno del espectro autista en la primera infancia” por Casey Burrows et al. Psiquiatría biológica


Resumen

Un enfoque basado en datos en una muestra imparcial revela una proporción de sexos equivalente del deterioro asociado al trastorno del espectro autista en la primera infancia

Fondo

Las diferencias de sexo en la prevalencia de los trastornos del neurodesarrollo son particularmente evidentes en el trastorno del espectro autista (TEA). La presentación heterogénea de síntomas y el potencial de sesgo de medición dificultan la detección temprana de TEA en mujeres y pueden contribuir a estimaciones de prevalencia discrepantes. Examinamos las trayectorias de la comunicación social (SC) y los comportamientos restringidos y repetitivos (RRB) en una muestra de hermanos pequeños de niños autistas, ajustando el sesgo de medición basado en la edad y el sexo. Presumimos que aprovechar una muestra prospectiva de probabilidad familiar elevada, derivar construcciones conductuales basadas en datos y tener en cuenta el sesgo de medición revelaría proporciones de sexo menos discrepantes que las que se observan típicamente en los TEA.

Métodos

Realizamos evaluaciones directas de los síntomas del TEA a los 6-9, 12-15, 24 y 36-60 meses de edad (total Ncomentarios= 1254) con hermanos pequeños de niños autistas (N = 377) y un grupo de comparación de probabilidad familiar de TEA más bajo (N = 168; Ncomentarios=527). Establecimos la invariancia de medición a través de la edad y el sexo para modelos separados de SC y RRB. Luego realizamos un modelo de mezcla de crecimiento de clase latente con los datos longitudinales y evaluamos las diferencias sexuales en la pertenencia a la trayectoria.

Resultados

Identificamos dos clases latentes en los modelos SC y RRB con proporciones de sexo iguales en el grupo de alta preocupación tanto para SC como para RRB. También se observaron diferencias de sexo en el grupo de alta preocupación SC, lo que indica que las niñas clasificadas como “preocupaciones sociales elevadas” muestran síntomas más leves que los niños en este grupo.

Recomendaciones

Este enfoque novedoso para caracterizar la progresión de los síntomas del TEA destaca la utilidad de evaluar y ajustar el sesgo de medición relacionado con el sexo e identificar patrones de aparición de síntomas específicos del sexo.

Leave a Comment

Your email address will not be published.