El graduado de la escuela de medicina de la UofL espera retribuir a su país de origen, Zimbabue, después de completar su residencia en Harvard

Tino Mkorombindo, centro, el día del partido de 2022 con (de izquierda a derecha) su amigo y mentor Shawn Price, su padre Stanley Mkorombindo (sosteniendo a Jade), Tino, su madre Mercy Mkorombindo, su cuñada Dora Mkorombindo (sosteniendo a Elijah) y hermano Taku Mkorombindo

Tino Mkorombindo es miembro de la UofL School of Medicine Class of 2022 y también tiene un MBA de la UofL. En 2020, Mkorombindo fundó Greater Influence, una organización sin fines de lucro que brinda educación, recursos y tutoría para estudiantes de minorías que desean estudiar medicina. Después de graduarse, se entrenará como cirujano ortopédico en el Hospital General de Massachusetts con la Universidad de Harvard.

UofL News habló con él sobre su trabajo para ayudar e inspirar a otros estudiantes a través de Greater Influence y sobre aquellos que lo ayudaron en su camino hacia la medicina.

Noticias de la UdeL: ¿Qué lo llevó a convertirse en médico?

Tino Mkorombindo: Siempre tuve algo de mente científica. Siempre me interesó la medicina, el cuerpo humano. Sin embargo, en última instancia, lo que me hizo darme cuenta de que quería ser médico fue mi educación centrada en el servicio. Mis padres siempre hacían lo que podían por los demás, hasta el punto de que a veces se agotaban. Pero siempre valió la pena porque estaban haciendo algo para mejorar la situación de otra persona. Eso es algo que siempre valoré y es una parte integral de lo que soy.

Mis padres me enseñaron que si puedes hacer algo por otra persona, hazlo. Si tienes comida y sabes que alguien más no la tiene, dásela. Ni siquiera esperes un gracias. Solo dáselo.

Como médico, puedo hacer aquello en lo que mi mente ya está orientada: tengo curiosidad, aprendo, puedo crecer, pero al mismo tiempo, tengo la oportunidad de ayudar y sanar de una manera especial. camino.

Noticias de la UdeL: Viniste a los Estados Unidos desde Zimbabue. Cuéntanos más sobre ese viaje.

Mkorombindo: Vinimos a Estados Unidos desde Zimbabue justo antes de mi sexto cumpleaños. Mis padres dejaron todo lo que teníamos porque querían que tuviéramos acceso a oportunidades increíbles y una gran educación. Además de sus trabajos, mis padres eran líderes comunitarios muy activos y les iba bien. Mucha gente les dijo que estaban cometiendo un error al venir a Estados Unidos. Cuando llegaron aquí, estaban en la escuela a tiempo completo mientras trabajaban a tiempo completo en varios trabajos. La gente les decía que estaban trabajando demasiado. Esto no iba a valer la pena. Pero mis padres tuvieron una visión.

Recuerdo haberle preguntado a mi padre (Stanley) qué lo motivaba y me dijo: ‘Lo que hice nunca fue por mí. Nunca soñé que irías a Harvard. Nunca soñé que serías médico y hombre de negocios y lograrías lo que lograrías. Solo sabía que quería que tuvieras la posibilidad. Y eso es lo que nos trajo aquí.

Noticias de la UdeL: ¿Cuáles fueron los mayores desafíos que enfrentó para ingresar y terminar la escuela de medicina?

Mkorombindo: El mayor desafío fue conseguir la información y los recursos. Creo que hay un idioma oculto y un plan de estudios oculto del que los estudiantes, especialmente los estudiantes de minorías, no son conscientes. Pasé mucho tiempo tratando de averiguarlo. Es por eso que creé Mayor Influencia. Me di cuenta de que muchos estudiantes no están teniendo éxito, no porque no sean capaces, no porque no sean lo suficientemente inteligentes, sino simplemente porque no tienen acceso a la información y los recursos correctos.

UofL News: ¿Cómo Greater Influence ayuda a los estudiantes de minorías a ingresar a la escuela de medicina?

Mkorombindo: La primera parte de lo que hacemos son las habilidades no técnicas en las que enseñamos a los estudiantes cosas como cómo comunicarse, cómo establecer contactos, cómo contar su historia. Y hablamos de otras cosas que importan, como la salud mental, la nutrición y el ejercicio. De esa manera, pueden tener todos los recursos, no solo educativos, sino las cosas que los pondrán en una posición no solo para tener éxito, sino también para sobresalir.

Nuestro segundo componente se centra en el desarrollo de asociaciones con organizaciones que tienen recursos disponibles y les apasiona aumentar la representación. Pude trabajar con una empresa de preparación de exámenes y patrocinadores para obtener su paquete de preparación premium MCAT sin cargo para enviar a 90 estudiantes con poca representación. También he asegurado asociaciones para proporcionar ACT/SAT y otros materiales de preparación para exámenes a los estudiantes.

Estamos celebrando nuestro segundo aniversario y todavía estoy asombrado. En nuestra primera cohorte de mentores, 11 de 18 estudiantes se matricularon con éxito en la escuela de medicina, y cinco de ellos recibieron becas completas. Hemos acumulado casi 3000 suscriptores en nuestras plataformas de redes sociales y listas de suscripción de correo electrónico.

Pudimos contratar a nuestro primer empleado que administra las operaciones diarias, por lo que Greater Influence será sostenible a medida que ingrese a la residencia.

Noticias de la UdeL: ¿Qué te hizo elegir la Universidad de Louisville?

Mkorombindo: Fue la culminación de interacciones realmente pequeñas. Por ejemplo, el día de mi entrevista estaba entrando al edificio de la escuela de medicina y esta señora a mi lado comenzó a hablarme. Entablamos una conversación estimulante. Al final, le hago saber que estoy allí para entrevistarme. Ella dice: ‘Oh, la mejor de las suertes’, mientras entra al edificio y dice: ‘Debería hacerle saber que soy la Dra. Amy Holthouser’. Soy el decano adjunto de educación médica.

Esa interacción me hizo saber que Louisville era para mí porque se preocupaban por mí como persona. Gracias a personas como los Dres. Holthouser, Erica Sutton, Dwayne Compton y Faye Jones, estoy muy feliz con mi decisión de venir aquí y si pudiera hacerlo todo de nuevo, elegiría Louisville nuevamente.

Noticias de la UdeL: Te tomaste un descanso de la escuela de medicina y completaste tu MBA. ¿Qué te motivó a hacer eso?

Mkorombindo: Como uno de los UofL Becarios de salud y justicia social, me enseñaron cómo convertirme en líder y defensora de la justicia social y el cambio en el cuidado de la salud. Cuando observo la atención de la salud, muchas de las personas que toman las decisiones se centran en los negocios o usan terminología comercial en la que los médicos realmente no reciben mucha capacitación. Quería desarrollarme como un líder que se sentiría cómodo en la sala donde se toman las decisiones y que puede abogar por aquellos que no tienen la voz para poder hacerlo.

Noticias de la UdeL: ¿Por qué te dedicaste a la ortopedia?

Mkorombindo: Cuando entré a la escuela de medicina, recordé a un médico que me atendió cuando estaba en la escuela secundaria. Recuerdo haber tenido interacciones tan positivas con él, así que lo llamé y le pregunté: ‘¿A qué te dedicas?’ Él dice: ‘Soy un cirujano ortopédico. Es la mejor especialidad que hay. Creo que querrás ser cirujano ortopédico.

Tenía razón: la ortopedia tiene la complejidad en los casos clínicos, la diversidad en la población de pacientes, la pasión por la innovación y los resultados quirúrgicos que encajaban perfectamente conmigo.

La directora de nuestro programa, la Dra. Brandi Hartley, me invitó a seguirla. Desde mi primera experiencia, supe que esto era lo que quería hacer.

Noticias de la UdeL: ¿Qué sentiste cuando abriste ese sobre el día del partido y supiste que harías tu residencia en Harvard?

Tino Mkorombindo con su madre, Mercy, el día del partido
Tino Mkorombindo con su madre, Mercy, el día del partido

Mkorombindo: ¡IRREAL! Fue realmente increíble porque nunca hubiera pensado que esto fuera una posibilidad. El sentimiento fue aún más especial porque era más grande que yo. Mis padres arriesgaron todo para que yo estuviera en condiciones de estar allí. Entonces, cuando llegué a uno de los mejores programas del mundo, esos años de gente diciéndoles que no iba a funcionar o que no era una buena decisión, valió la pena.

Nunca aspiré a ir a Harvard específicamente solo porque nunca pensé que fuera una posibilidad. En lugar de eso, me concentré en ser la mejor versión de mí mismo que pudiera ser, y tenía fe en que encontraría el programa que me prepararía para lograrlo.

Tengo que darle crédito al Dr. Craig Roberts, presidente de ortopedia de la UofL. Me dio la confianza para apuntar a la luna. También debo agradecer a los Dres. Steven Glassman, Mladen Djurasovic, Leah Carreon, Charles Crawford y al resto del cuerpo docente y del personal del Norton Leatherman Spine Center por su orientación y apoyo.

Noticias de la UdeL: ¿Cuál es su visión de sí mismo más allá de la residencia?

Mkorombindo: Estoy planeando continuar con una beca para especializarme después de la residencia. Tengo un gran interés en la cirugía de columna, pero estoy abierto a otras subespecialidades dentro de la ortopedia. Y me apasiona la investigación y la innovación y voy a seguir retribuyendo a los estudiantes que me siguen también.

También planeo involucrarme en la salud global con la intención de retribuir a mi país de origen, Zimbabue. Mi hermano mayor, un neumólogo formado en la UofL y la UAB, y yo ya hemos empezado a discutir cómo podríamos hacer que esto suceda.

[See a video of the moment Mkorombindo learned he would be training at Harvard]

.

Leave a Comment

Your email address will not be published.