Efectos sobre la salud mental y uso saludable

Penélope Cruz recientemente anunciado en CBS que a sus hijos no se les permite usar las redes sociales hasta que tengan 16 años.

“Me siento muy mal por los que ahora son adolescentes”, dijo. “Es casi como el mundo [is] haciendo algún tipo de experimento con ellos: ‘Oh, veamos qué pasa si expones a un niño de 12 años a tanta tecnología’”.

Cruz puede tener un punto.

De acuerdo con la Academia Estadounidense de Psiquiatría Infantil y Adolescenteel 90 por ciento de los adolescentes estadounidenses de 13 a 17 años usan o han usado las redes sociales.

También lo están usando con más frecuencia.

Según datos de 2020 de Estadísticasel 63 por ciento de los padres estadounidenses informaron que sus hijos adolescentes usaban más redes sociales que antes de la pandemia.

Este aumento del uso de las redes sociales entre los jóvenes coincide con un aumento de los problemas de salud mental. Muchos expertos en salud lo llaman un segunda pandemia.

Por ejemplo, según Salud Mental América (MHA)el número de jóvenes que experimentó un episodio depresivo mayor en 2021 aumentó en 206 000 respecto al año anterior.

De acuerdo con la Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC)los intentos de suicidio entre adolescentes de EE. UU. aumentaron en un 31 % de 2019 a 2020, y las visitas al departamento de emergencias por sospecha de intento de suicidio en 2021 fueron un 51 % más altas entre niñas de 12 a 17 años que durante el mismo período en 2019.

Pero, ¿qué tiene que ver todo esto con las redes sociales?

Esto es lo que dicen los expertos sobre cómo las redes sociales están afectando la salud mental y el bienestar de los jóvenes.

“El uso de las redes sociales aumentó durante la pandemia para muchos jóvenes”, explica Jaclyn Halpern, PsyD, directora de la programa SOAR en Washington Behavioral Medicine Associates. “En muchos casos, se convirtió en la principal fuente de conexión social para preadolescentes y adolescentes que de otro modo no podrían socializar con sus amigos”.

En este sentido, las redes sociales beneficiaron a los jóvenes al conectarlos con sus grupos sociales de la vida real en un momento de aislamiento.

El aislamiento puede afectar la salud mental, emocional y física.

De acuerdo a un revisión de 2017los investigadores encontraron una asociación significativa entre el aislamiento social y la soledad, y observaron una correlación negativa con los resultados cardiovasculares y de salud mental.

Durante la pandemia, las redes sociales se convirtieron en la única forma de mantenerse en contacto con amigos y mantener un círculo social para muchos jóvenes.

En este sentido, actuó como un salvavidas mental y emocional.

“Existen beneficios absolutos en el uso de las redes sociales”, dice Halpern. “Puede reducir los sentimientos de aislamiento social y permitir que los preadolescentes y los adolescentes se sientan conectados con sus compañeros”.

Halpern señala que las redes sociales pueden tener múltiples beneficios para los jóvenes “todos los cuales pueden ser empoderadores, entretenidos y sociales”.

Éstos incluyen:

  • conectarse con otros con intereses similares
  • aprendiendo sobre nuevos temas y pasatiempos
  • construyendo identidad
  • fomentar el compromiso social y político
  • aprender sobre los demás

Irónicamente, el uso de las redes sociales puede estar ayudando y perjudicando al mismo tiempo.

“Tiempo [it] ayudó a prevenir el aislamiento total de muchos jóvenes, el aumento de las redes sociales también puede haber tenido un impacto negativo en su salud física y mental”, dice Halpern.

Incluso antes de la pandemia, la evidencia sugería que las redes sociales pueden tener efectos negativos en la salud mental.

Por ejemplo, un estudio de 2015 encontró que los niños del Reino Unido que usaban sitios de redes sociales durante 3 horas o más en un día escolar tenían el doble de probabilidades de reportar puntajes altos o muy altos para problemas de salud mental.

Los estudios realizados durante la pandemia cuentan una historia más matizada.

POSEE estudio 2020 Al analizar 86,581,237 publicaciones de Twitter en inglés, se encontró que hubo un aumento significativo en el uso de las redes sociales a medida que entraron en vigencia los mandatos de quedarse en casa. Los hallazgos sugirieron que las redes sociales se estaban utilizando como un mecanismo de afrontamiento para combatir los sentimientos de aislamiento relacionados con el distanciamiento físico a largo plazo.

¿Pero estaba funcionando?

Si bien las personas pueden usar sus teléfonos para hacer frente a los sentimientos negativos a corto plazo, el estudio señaló que el uso de las redes sociales puede aumentar los sentimientos negativos a largo plazo.

Resulta que no se trata solo de las redes sociales, sino de la forma en que se usan y cuánto.

POSEE Encuesta transnacional en línea de 2022 de los Estados Unidos, el Reino Unido, Australia y Noruega encontraron que el uso de las redes sociales para el entretenimiento o para disminuir la soledad durante la pandemia se asoció con una peor salud mental. Por otro lado, el uso de las redes sociales para el contacto personal y el mantenimiento de las relaciones se asoció con una mejor salud mental.

Aún así, el estudio encontró que el aumento del tiempo diario en las redes sociales se asoció con una peor salud mental en general.

Estos hallazgos sugieren que muchas personas, incluidos los jóvenes, recurren a las redes sociales en tiempos difíciles. Desafortunadamente, dependiendo de cómo se use y con qué frecuencia, las redes sociales pueden empeorar las cosas.

“Las redes sociales también conllevan muchos riesgos”, dice Halpern

Éstos incluyen:

Las redes sociales también pueden generar sentimientos de presión para presentar una versión perfecta de ti mismo.

“Los preadolescentes y los adolescentes pueden sentir la necesidad de competir con sus compañeros y crear una identidad que les permita ser vistos como populares”, dice Halpern. “Para hacer esto, pueden tomar toneladas de fotos antes de encontrar la perfecta, enfocarse demasiado en cómo se ven y vestirse, y preocuparse por presentarse de cierta manera”.

Año Encuesta ExpressVPN de 1,500 estadounidenses encontró que el 86 por ciento de los que tienen entre 16 y 24 años informaron que las redes sociales tienen un impacto negativo directo en su felicidad.

Los resultados adicionales incluyeron lo siguiente:

  • El 85 por ciento reportó efectos negativos en la autoestima.
  • El 85 por ciento reportó efectos negativos en la autoimagen.
  • El 83 por ciento reportó un aumento en la ansiedad.
  • El 81 por ciento reportó un aumento en la soledad.
  • El 79 por ciento reportó un aumento en la depresión.

Después de dos años de relativo aislamiento, el uso de las redes sociales ha alcanzado niveles máximos entre los jóvenes.

Para la mayoría de los preadolescentes y adolescentes, las redes sociales se han convertido en una parte necesaria de la vida. A muchos les resulta difícil mantener amistades y comunicarse con sus compañeros sin ella.

Si bien dejar las redes sociales para siempre puede ser poco realista para algunos, es posible alentar a los jóvenes a tener una relación sana y equilibrada con sus teléfonos.

“La realidad es que los cuidadores necesitan ayudar con esto”, dice Halpern. “A través de la conversación, los cuidadores pueden ayudar a sus hijos a comprender tanto los posibles beneficios como los riesgos del uso de las redes sociales”.

También es importante hablar sobre la ilusión de las redes sociales con los niños.

“Gran parte de lo que se publica en las redes sociales está seleccionado y no es una representación precisa de la realidad”, dice Halpern. “Este [knowledge] puede reducir el miedo a perderse algo y la presión de crear una imagen perfecta”.

Finalmente, es vital que los jóvenes encuentren un equilibrio entre el mundo en línea y el mundo real, y los padres pueden predicar con el ejemplo.

Por supuesto, esto puede significar ajustar algunos de los hábitos formados durante la pandemia.

“Ayude a los jóvenes a hacer tiempo para hacer ejercicio y tomar aire fresco”, sugiere Halpern. “También puede modelar el tiempo de pantalla apropiado y el uso de las redes sociales”.

Anime a los niños y adolescentes a participar en actividades con familiares y amigos en el mundo real. Pueden ir al cine, a un parque local, a una piscina pública o incluso hacer videollamadas a amigos y familiares que están lejos.

¿Quiere algunas ideas específicas para administrar el uso de las redes sociales de su familia? Puede tomar un poco de esfuerzo, pero es posible.

Halpern explica que los cuidadores “pueden ayudar a sus hijos a crear un estilo de vida equilibrado al monitorear el uso de las redes sociales y establecer límites realistas”.

Reserva tus días con tiempo libre social

En lugar de despertarse e irse a dormir con un desplazamiento interminable, establezca un período de tiempo en la mañana y en la noche sin teléfono.

La primera hora de despertar puede establecer el tono para el resto del día. La última hora antes de dormir es el momento perfecto para relajarse con una rutina para dormir.

Crear una zona libre de teléfonos

Designe un lugar específico o dos en el hogar para que estén 100 por ciento libres de teléfonos.

Esta puede ser la mesa de la cena para fomentar la conversación a la hora de comer o el dormitorio para fomentar hábitos saludables a la hora de acostarse. ¡Incluso puede ser el baño si desea evitar que los dispositivos se caigan al inodoro!

hazlo un juego

En lugar de penalizar a los niños por el uso excesivo de las redes sociales, puede incentivarlos a usar menos.

Con aplicaciones de rastreo como fiebre social y Mantente Libre, puede ver cuánto tiempo pasan usted y su familia en las redes sociales. Puede ofrecer recompensas al miembro de la familia que menos use el suyo, como elegir el próximo restaurante para llevar o lo que hará para la salida familiar del fin de semana.

Esto empodera a los jóvenes para que se involucren en la gestión de su uso de las redes sociales y les brinda una alternativa positiva, como sus comidas favoritas o un momento familiar de calidad.

Toma un descanso comunitario

¿Alguna vez has oído hablar de una desintoxicación de redes sociales? Usted y su familia pueden probar uno juntos.

Simplemente establezca una cantidad de tiempo en la que tomará un descanso de las redes sociales y cúmplalo, incluidos los niños. Podría ser sólo un día para empezar.

A medida que usted y su familia se encuentren buscando sus teléfonos, pueden apoyarse mutuamente para elegir otras actividades basadas en la conexión.

Hagan juegos de mesa, den un paseo por el vecindario o cocinen juntos.

Si todos necesitan tiempo a solas, puede tomar un descanso para leer, trabajar en un proyecto de arte, hacer un crucigrama o encontrar un lugar agradable para sentarse y reflexionar en silencio.

Tener una conversación

La mayoría de los jóvenes no son ajenos al hecho de que las redes sociales los impactan.

Según una encuesta de Healthline de 2022 de 1042 ciudadanos estadounidenses, el 29 % de los encuestados de todas las edades sintieron que necesitaban tomarse unos días de descanso en las redes sociales para sentir un beneficio para su salud mental. Curiosamente, este número saltó al 46 por ciento entre los jóvenes de 15 a 24 años.

Estos resultados indican que los jóvenes, especialmente los adolescentes y adultos jóvenes, tienen la autoconciencia para reconocer los efectos de las redes sociales en su bienestar.

Al iniciar una conversación sencilla con sus hijos en las redes sociales, es posible que descubra que ya están pensando en ello. Eso significa que puede intervenir para brindar aliento, apoyo y un oído atento.

Si bien las redes sociales pueden ofrecer beneficios durante tiempos de aislamiento, también tienen sus desventajas.

Aun así, es posible disfrutar del lado positivo de las redes sociales con una autorreflexión honesta y una gestión responsable.

Los adultos y los jóvenes pueden aprovechar al máximo su tiempo en las redes sociales centrándose en la conexión, tanto en línea como en la vida real.


Meg es una periodista independiente y escritora que cubre temas de cultura, entretenimiento, estilo de vida y salud. Sus escritos han aparecido en Cosmopolitan, Shondaland, Healthline, HelloGiggles, Reader’s Digest, Apartment Therapy y más. Encuéntrala en Twitter en @palabrasbyMeg o en su sitio web en megwalters.es.

Leave a Comment

Your email address will not be published.