Documento de consenso ayuda al manejo de la esquistosomiasis

Después malariahumano esquistosomiasis es la enfermedad parasitaria con mayor morbilidad y mortalidad a nivel mundial. Se estima que 236 millones de personas están infectadas. La mayoría están en el África subsahariana. Las complicaciones conducen a la muerte de 300.000 personas cada año. Los estudios piloto apuntan a una alta tasa de infradiagnóstico, ya sea en la región subsahariana población inmigrante residentes en España o entre individuos afectados por brotes de transmisión autóctona (como sucedió en el caso de 2003 de cuatro agricultores españoles que se bañaron en una piscina de riego artificial en Almería). Si no se diagnostica y trata a tiempo, la esquistosomiasis puede causar graves complicaciones genitourinarias y hepatoesplénicas.

El “Documento de Consenso para el Manejo de la Esquistosomiasis en Atención Primaria” fue publicado recientemente en el periodico Atención Primaria [Primary Care]. Su objetivo es establecer recomendaciones claras para que los médicos de atención primaria puedan diagnosticar, manejar y tratar esta enfermedad. El documento ha sido elaborado por profesionales pertenecientes a las siguientes cinco sociedades científicas: Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, Sociedad Española de Infectología Pediátrica, y la Sociedad Española de Medicina Tropical y Salud Internacional (SEMTSI).

Agustín Benito Llanes, PhD, es director del Centro Nacional de Medicina Tropical de España (Instituto de Salud Carlos III) y presidente de la SEMTSI. El dijo España, “El documento de consenso es de gran valor para el manejo de los casos importados por poblaciones migrantes provenientes de zonas endémicas y en la prevención de posibles brotes en nuestro país, especialmente de esquistosomiasis urinaria”. Continuó explicando: “Esta estrategia de diagnóstico, que también recomienda el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), debe verse en el contexto del manejo general de pacientes con eosinofilia importada; la eosinofilia es una condición que indica que el individuo puede tener una enfermedad causada por un gusano parásito.Yo sí sé que la atención primaria se ha visto muy afectada e impactada por la pandemia, pero los nuevos modelos de e-consulta y telemedicina están haciendo posible que los especialistas hospitalarios y especialistas de atención primaria ponerse en contacto entre sí y trabajar en estrecha colaboración. Esta tecnología puede desempeñar un papel fundamental en la atención compartida de pacientes con este tipo de enfermedades”.

El documento recomienda que se considere la detección serológica de esquistosomiasis para los siguientes pacientes: personas asintomáticas que han venido de regiones endémicas y estuvieron expuestas a fuentes de agua dulce; los que presentan síntomas son compatibles con los de la enfermedad; y pacientes para quienes los exámenes clínicos o las pruebas de laboratorio sugieren esquistosomiasis aguda (la eosinofilia suele ser un signo). El cribado de la esquistosomiasis crónica está indicado si no se dispone de los recursos necesarios para el diagnóstico y el tratamiento. Las siguientes consideraciones apoyan la detección de personas asintomáticas: la alta prevalencia de infección parasitaria entre los migrantes de regiones endémicas y entre las personas que han viajado a esos lugares; y la posibilidad de prevenir complicaciones graves y transmisiones secundarias.

El grupo de trabajo recomienda que todas las personas en riesgo se sometan a exámenes de detección, sin importar cuánto tiempo haya pasado desde la última vez que estuvieron en una zona endémica. Esto se debe a que los parásitos pueden vivir más de una década. Si los médicos de atención primaria no tienen acceso a pruebas diagnósticas oa tratamientos, los pacientes deben ser derivados a especialistas con experiencia en enfermedades tropicales. El diagnóstico definitivo se realiza mediante la detección de huevos de trematodos sanguíneos en la orina, las heces o los tejidos corporales. A través de dicha detección, se pueden identificar las especies responsables de la infección.

Dificultades de Atención Primaria

Para prevenir y controlar la enfermedad, las autoridades sanitarias europeas recomiendan el cribado serológico de los grupos de población de riesgo. Dado que la atención primaria suele ser el primer punto de contacto con el sistema sanitario de estos pacientes infectados, los médicos de atención primaria deben conocer las principales características de la esquistosomiasis y disponer de los medios necesarios para su diagnóstico y tratamiento. Sin embargo, los médicos de los centros de salud se enfrentan a importantes limitaciones a la hora de identificar y tratar a estos pacientes.

El Dr. Joaquín Salas, director de la Unidad de Medicina Tropical del Hospital de Poniente de El Ejido (Almería) y primer autor del documento, explica estas dificultades. “Actualmente en España tenemos el problema de que la atención a los pacientes inmigrantes varía mucho entre las distintas comunidades autónomas e incluso dentro de una misma comunidad autónoma, dependiendo de las zonas geográficas. Esta variabilidad se debe, en gran parte, al número de inmigrantes que ellos atienden. En lugares que tienen una gran población migrante subsahariana, hay centros de salud que han llegado a un punto en el que pueden solicitar pruebas serológicas para la esquistosomiasis. Desafortunadamente, en muchos casos, estas pruebas todavía están disponibles solo para especialistas. El objetivo de documentos como el nuestro es concienciar no solo a los médicos sino también a los gestores de la importancia de diagnosticar y tratar esta enfermedad lo antes posible. La sensibilización se complica, en gran medida, por el desconocimiento sobre esta enfermedad. – algo que se ve con muchas otras ‘enfermedades desatendidas’ que afectan principalmente a las personas más pobres en los países pobres”.

Llanes ha explicado que una comunidad autónoma puede aprobar individualmente los cribados serológicos e incorporarlos a sus programas de atención primaria, con independencia de que puedan aprobarse a nivel estatal. Señaló que esto es lo que sucedió con la enfermedad de Chagas. “Para evitar la transmisión vertical, varias comunidades implementaron un protocolo para mujeres embarazadas, está por aprobarse a nivel nacional”.

Pero hay otro obstáculo para tratar la esquistosomiasis. Por el momento, los tratamientos antiparasitarios recomendados (p. ej., praziquantel) se consideran medicamentos extraños. Esto dificulta que los médicos de atención primaria y los especialistas tengan acceso a ellos. Aun así, Salas cree “que en algunos lugares las unidades de farmacia facilitan las cosas de tal manera que los médicos que prescriben esos tratamientos pueden obtenerlos con bastante rapidez y con menos trámites burocráticos. Sea como fuere, lo ideal sería que el medicamento fuera disponible en las farmacias de nuestro país, y podría ser recetado sin este tipo de trabas burocráticas. ivermectinaque se utiliza, entre otras cosas, para tratar estrongiloidiasis, y que, desde hace unos meses, está en el mercado sin restricciones. Esperamos que pronto suceda lo mismo con praziquantel.”

Riesgo creciente

Aunque la esquistosomiasis no es endémica en España, varios factores están contribuyendo a que aumente el número de casos dentro de sus fronteras. Salas dijo que “sin duda, el cambio climático y el calentamiento global están incidiendo en la expansión de vectores —mosquitos, garrapatas, caracoles— que pueden transmitir, a lugares como Europa, enfermedades denominadas ‘tropicales’. En el caso de la esquistosomiasis, se ha demostrado que Bulino caracoles, huéspedes intermedios de esquistosoma, se han adaptado perfectamente a Almería aquí en España ya la isla francesa de Córcega, donde los inviernos son cada vez más templados. Pero esta adaptación no solo se debe al cambio climático, esos mismos caracoles han adquirido capacidades específicas que les permiten tolerar mejor temperaturas más bajas que las que tenían inicialmente en las zonas de origen del África subsahariana. En resumen, la colonización de nuevos territorios se debe tanto a un cambio en el clima —aumento paulatino de las temperaturas— como a adaptaciones de los propios vectores”.

Llanes ha señalado que “el caso de los agricultores de Almería demuestra que los vectores en Europa pueden, de hecho, transmitir la enfermedad, básicamente porque Schistosoma haematobiumhumano, puede desarrollar híbridos con esquistosomas de origen bovino, S bovis — híbridos que pueden transmitirse a través de caracoles europeos. Así ocurrió con el brote de Córcega, siendo su vector el caracol de agua dulce Planorbarius metidjensis – como dije, se ha demostrado que está implicado en el importante brote de Córcega, al que aún se siguen los casos posteriores. Evidentemente, los efectos del cambio climático —aumento de las temperaturas y aumento de los fenómenos meteorológicos extremos— sobre las infecciones transmitidas por vectores son de suma importancia y, junto con el proceso de globalización, es lo que hace que consideremos este tipo de afecciones como enfermedades emergentes o infecciones emergentes”.

Este artículo fue traducido de España.

.

Leave a Comment

Your email address will not be published.