Cómo la estrategia y la tecnología pueden prevenir la fuga de pacientes y reforzar el acceso a la atención

Las organizaciones de proveedores de atención médica de hoy se esfuerzan por operar como un solo sistema de atención, lo que puede ser un desafío. La pandemia ha puesto de relieve este problema al magnificar el desafío y acentuar su impacto en el acceso, la atención y las fugas de los pacientes.

La pandemia también ha impuesto nuevas presiones sobre el ingreso y la capacidad de los hospitales, presiones que pueden provocar que los pacientes sean trasladados a hospitales lejos de sus hogares, incluso fuera de su estado. El aumento de la escasez de personal debido a enfermedades y agotamiento ha agravado aún más estos problemas.

Angie Franks es directora ejecutiva de About Healthcare, que desarrolla tecnologías de acceso de pacientes para hospitales y sistemas de salud. Hablamos con ella para discutir estrategias para reducir la fuga de pacientes y herramientas para mejorar el acceso a lo largo de la atención continua.

P. ¿Cómo ha cambiado el concepto del sistema de salud, que funciona como un solo sistema de atención, la forma en que las personas piensan sobre la atención médica y el acceso a la atención?

POSEE. Históricamente, los hospitales y los sistemas de salud han operado de manera transaccional. Los pacientes interactúan con los sistemas de salud cuando están enfermos y reciben la atención que necesitan. Además de este enfoque reactivo, normalmente se produce muy poca interacción, comunicación o intercambio de información entre diferentes proveedores de atención, incluso entre distintos proveedores dentro del mismo sistema de salud.

En muchos casos, cada entidad individual dentro de un sistema de salud tiene su propia infraestructura organizativa y tecnológica. Estas instalaciones pueden tener la misma organización matriz y compartir el mismo nombre y logotipo, pero al final del día la mayoría aún opera como entidades independientes, lo que genera ineficiencias, lagunas y fricciones.

Con COVID-19, la demanda de atención aumentó exponencialmente, ejerciendo una presión sin precedentes sobre nuestros recursos médicos. Este hecho expuso las terribles implicaciones del modelo de prestación de atención independiente y transaccional. Cuando llegó la pandemia, muchos hospitales estaban trabajando a ciegas.

Incluso después de gastar millones en tecnología EHR e interoperabilidad, los hospitales sobrecargados no pudieron ver y evaluar rápidamente información crítica, como la capacidad en los entornos de atención con otros proveedores dentro de la red o fuera de la red.

Como resultado, la coordinación de la atención se vio afectada, y los pacientes a menudo eran enviados a cientos de millas de distancia para recibir tratamiento cuando había capacidad disponible cerca. COVID-19 nos mostró cuán crítico es compartir información y operar como un sistema de atención para la eficiencia del proveedor y los resultados del paciente.

La pandemia ayudó a los proveedores a darse cuenta de que necesitan implementar controles que permitan la proactividad para guiar a los pacientes al entorno óptimo de atención, en lugar de solo tratar con ellos cuando llegan al centro.

COVID-19 ha servido como un acelerador, lo que ha llevado a los proveedores de atención médica a invertir en tecnologías y protocolos que mejoran la visibilidad en todo el proceso de atención, reducen la variabilidad del proceso y permiten decisiones de atención rápidas e informadas.

Operar como un solo sistema de atención requiere dos cambios fundamentales en el modelo de atención médica.

En primer lugar, requiere una inversión en infraestructura de atención primaria. Los pacientes deben poder conectarse fácilmente con los médicos de la manera que mejor les funcione, ya sea a través de una visita de telesalud o en persona. Al habilitar una infraestructura donde los pacientes pueden conectarse fácilmente con sus médicos y servicios preventivos de manera regular, puede abordar la enfermedad antes de que progrese a una condición más grave.

Y en segundo lugar, requiere la capacidad de potenciar proactivamente la navegación por la atención. En el caso en que las necesidades de un paciente requieran servicios más agudos (por ejemplo, un procedimiento quirúrgico, hospitalización), entonces un sistema de salud debe ser capaz de identificar el entorno de atención óptimo para el paciente en función de su nivel de agudeza mientras se asegura de que las cargas de trabajo estén equilibradas en todos los niveles. la red

Además, los pacientes no deben ser dados de alta del hospital o del servicio de urgencias con instrucciones de autoservicio para la atención de seguimiento. Los sistemas de salud deben abrazar a sus pacientes y administrar y coordinar de manera proactiva cada paso siguiente de su viaje. La utilización adecuada del sistema y la coordinación proactiva de la atención ayudan a evitar la fuga de pacientes y, al mismo tiempo, maximizan el rendimiento, los ingresos y la experiencia del paciente.

P. ¿Cómo puede la TI de la salud ayudar tanto con el acceso de los pacientes como con la fuga de pacientes en un sistema de salud?

POSEE. Los sistemas hospitalarios suelen tener redes de atención preferidas que aprovechan cuando mueven a un paciente de una fase de atención a otra (por ejemplo, una estadía como paciente hospitalizado a un proveedor de atención post-aguda).

El uso de flujos de trabajo de tecnología y mejores prácticas para automatizar este proceso es la forma de controlar el viaje del paciente, facilitar la toma de decisiones y mejorar la experiencia del paciente para garantizar que los pacientes permanezcan en la red para esta próxima fase de atención.

Este enfoque de estandarizar la toma de decisiones y la ejecución en toda la empresa es mucho más efectivo que los enfoques tradicionales en los que un administrador de atención le pide al paciente y a su familia que elijan el centro de atención posaguda al que desean ser dados de alta. Esta es una oportunidad para la fuga y una mala experiencia del paciente.

Los traslados de pacientes desde hospitales comunitarios son otra fuente principal de fugas. Cientos de miles de veces al año, los hospitales comunitarios se encuentran con pacientes que requieren un nivel de atención que excede sus capacidades. Estos pacientes generalmente son transferidos a las instalaciones que hacen que el proceso sea más fácil en el hospital comunitario, no necesariamente dentro del sistema de salud.

Las instalaciones que no solo aceptan llamadas entrantes, sino que también tienen la logística integral para ejecutar las necesidades de transferencia de los pacientes, en última instancia obtienen estas referencias. La tecnología y los flujos de trabajo optimizados pueden ayudar a garantizar que estas transferencias permanezcan dentro de un sistema de salud al optimizar los pasos clave del proceso.

Por ejemplo, la TI de la salud puede consolidar datos de diferentes sistemas y resumir rápidamente los hospitales del sistema que tienen la capacidad y la capacidad para abordar las necesidades de agudeza de un paciente, al mismo tiempo que detalla los médicos de guardia y las opciones de transporte.

Con todos estos datos al alcance del sistema de salud receptor, un hospital comunitario puede tomar una decisión de transferencia en una sola llamada telefónica frente a las múltiples llamadas que históricamente ha requerido el proceso. Esto da como resultado una mejor experiencia para el centro de referencia e impulsa el uso repetido, lo que garantiza una menor fuga de pacientes a través de un mejor acceso y navegación del paciente.

P. ¿Cómo puede ayudar la tecnología con el ingreso y la capacidad del hospital, especialmente bajo cepas como COVID-19?

POSEE. La aplicación de la tecnología no debe limitarse a un sistema de salud o sistema de atención. De hecho, su impacto puede ser mucho más profundo cuando se extiende a múltiples sistemas bajo diferentes propietarios. COVID es un buen ejemplo. Con COVID, vimos un aumento excepcional en la demanda de atención médica en un período de tiempo reducido. Además, muchos de estos picos estaban ligados a la geografía.

La tecnología de la información puede ayudar a equilibrar la carga de los sistemas de salud en redes regionales extendidas para garantizar que se satisfagan las demandas de atención de los pacientes. Con la tecnología, los límites de la atención no se limitan a un hospital, sistema de salud o estado específico.

La atención médica se vuelve más ubicua, lo que permite que los pacientes se trasladen de una geografía a otra, si es necesario, para recibir un acceso rápido a la atención que necesitan. Reducir el tiempo de atención mejora los resultados de los pacientes.

La red de información necesaria para comprender dónde está su próximo paso como proveedor de atención médica en un entorno pandémico es asombrosa. Está impulsando una conexión de organizaciones a través de los límites tradicionales y rompiendo los silos para mejorar las capacidades colectivas para tratar a los pacientes.

P. El aumento de la escasez de personal por motivos como enfermedad y agotamiento exacerba los problemas de acceso, admisión, capacidad y fugas. ¿Hay alguna forma en que la tecnología pueda ayudar con estas cuatro áreas en estas circunstancias?

POSEE. La escasez de personal es un gran problema que enfrentan los proveedores de atención médica en la actualidad y tiene un impacto directo en la capacidad. Por ejemplo, un hospital puede tener 400 camas, pero si solo tiene el personal para apoyar 300, entonces solo puede acomodar a 300 pacientes.

Una de las principales razones de la escasez de personal es la rotación relacionada con el estrés emocional y el agotamiento asociados con los protocolos de infecciones y aumentos repentinos de pacientes. Sin embargo, otro contribuyente clave son los procesos desconectados y que requieren mucha mano de obra.

Cuando los procesos no están optimizados, los médicos clave pueden carecer de la información necesaria para hacer su trabajo de manera efectiva. También se les puede solicitar que realicen tareas manuales que les impiden operar al máximo de sus licencias. Estas situaciones crean fricciones, aumentan la carga de trabajo y la frustración al mismo tiempo que los alejan de la atención al paciente.

La optimización de la tecnología y los procesos son formas efectivas de automatizar y estandarizar tareas y funciones, asegurando que se realicen de manera consistente. La tecnología y las soluciones pueden ayudar a aliviar la carga de los cuidadores, permitiéndoles concentrarse en cuidar a los pacientes, en lugar de lidiar con los cuellos de botella del proceso.

La tecnología también puede ayudar a automatizar y agilizar el proceso de alta, un cuello de botella clave para el rendimiento del paciente que exacerba las limitaciones de capacidad. Al implementar procesos de alta estandarizados que reducen la duración de la estadía de un paciente y facilitan su transición fuera del entorno de atención aguda a la siguiente fase de atención, un proveedor puede liberar la capacidad que tanto necesita.

Gorjeo: @SiwickiHealthIT
Envíe un correo electrónico al escritor: bsiwicki@himss.org
Healthcare IT News es una publicación de HIMSS Media.

Leave a Comment

Your email address will not be published.