Cada vez es más difícil encontrar servicios de salud mental en español en EE. UU. – Consumer Health News

LUNES, 9 de mayo de 2022 (HealthDay News) — La salud mental se ha convertido en un tema candente durante la pandemia, pero algunos grupos se han sentido agobiados por tener muy pocos servicios disponibles incluso antes de los desafíos de los últimos dos años.

Un nuevo estudio encontró que, si bien la población hispana en los Estados Unidos creció casi un 5 % entre 2014 y 2019, los servicios de salud mental en español se redujeron en aproximadamente un 18 % durante ese mismo período.

Depresión, ansiedad o la salud mental en general, son temas difíciles. Es importante tener un proveedor que no solo hable su idioma, sino que comprenda la cultura para mejorar realmente los resultados de salud”, dijo la coautora del estudio Martha Rojo, profesora asistente clínica en la Facultad de Enfermería de la Universidad de Arkansas para Ciencias Médicas, en Little Rock.

Documentar el problema es un primer paso, dijo el líder del estudio, George Pro, investigador de servicios de salud de la universidad.

“La utilización del servicio es baja en general” para los servicios de salud mental, dijo Pro. “Dentro de ese nivel bajo, es particularmente bajo entre las poblaciones hispanas y subrepresentadas”.

Para el estudio, el equipo de investigación utilizó datos de la Encuesta Nacional de Servicios de Salud Mental de más de 12,000 instalaciones. Descubrieron que la disponibilidad de servicios en español disminuyó en 44 estados, incluidos aquellos con el crecimiento de población hispana más rápido: Oklahoma, Dakota del Norte, Ohio, Kentucky y Maine.

Mientras que los centros de salud mental con personal clínico que brinda servicios de salud mental en español se redujeron en 1163 durante esos años, la población hispana creció en 5,2 millones.

Ofrecer más servicios de salud mental en español para abordar la creciente necesidad es fundamental para garantizar la equidad en la salud y reducir las barreras al tratamiento, dijeron los autores del estudio.

Que los pacientes y los proveedores compartan el mismo idioma, la llamada concordancia de idiomas, es muy importante para los resultados, dijo Pro.

Aunque los traductores pueden ser de ayuda en la atención médica general, en los servicios de salud mental, algunos de los matices de lo que alguien dice pueden perderse en la traducción. El paciente también puede sentirse incómodo al compartir información personal con un terapeuta cuando hay una tercera persona en la habitación, dijo Rojo.

“Tienen un lugar”, dijo el Dr. Héctor Colón-Rivera, presidente del Caucus Hispano de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría. Él no estaba involucrado en el estudio. “Creo que son bastante útiles en las salas de emergencia y en los equipos de cirugía. Cuando hablamos de salud mental y terapia y de profundizar en el trauma, un servicio de traducción no haría el trabajo. Necesitamos ser conscientes de eso. “

Hay un desajuste entre la demanda y los servicios ofrecidos, incluso en territorios estadounidenses predominantemente de habla hispana como Puerto Rico, dijo Colon-Rivera.

Y las poblaciones de habla hispana ya tienen múltiples barreras para el servicio, anotó. Además del idioma, puede haber falta de cobertura de seguro o documentación legal, y el estigma en torno a la búsqueda de servicios de salud mental, especialmente para los hombres.

Juntas, esas barreras pueden significar que alguien no busque ayuda hasta que tenga tendencias suicidas, tenga trastornos graves por uso de sustancias o sea arrestado, dijo Colon-Rivera.

Sugiere varias soluciones, incluida la contratación y retención de proveedores de habla hispana. Otra posibilidad es la vinculación de personas interesadas en convertirse en proveedores de servicios de salud mental de habla hispana con personas que trabajan en el campo.

Programas para niños en edad escolar que educan a los niños sobre trastornos de salud mental y uso de sustancias ayudar a prevenir problemas de salud mental antes también ayudaría, dijo Colón-Rivera

“Creo que hay soluciones. Algunas de las soluciones toman tiempo. Creo que el primer paso es comenzar a hablar sobre eso”, agregó.

La pandemia, si bien ha tenido un impacto en la salud mental, ha tenido un par de aspectos positivos, dijo Pro, en el sentido de que ahora más personas hablan de salud mental.

“Es como aumentar la marea, por así decirlo, de todos los servicios de salud mental”, dijo Pro. Si bien dijo que aún existirían disparidades, espera ver un cambio sutil en la actitud pública hacia la salud mental.

También, servicios de telesalud se han vuelto más disponibles desde el comienzo de la pandemia. Esto puede ayudar a cerrar la brecha.

Sin embargo, Rojo dijo que la telesalud puede ser más útil para los hispanoamericanos de segunda generación, que pueden ser más expertos en tecnología, y menos útil para los nuevos inmigrantes que pueden no tener el mismo nivel de conocimiento o acceso a la tecnología.

Aún así, agregó, “solo el hecho de que estemos hablando de eso, es un poco de esperanza de que tal vez vayamos en la dirección correcta”.

Los hallazgos se publicaron en línea el 3 de mayo en la revista Servicios Psiquiátricos.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre salud mental.

FUENTES: Martha Rojo, PhD, RN, profesora asistente clínica, Facultad de Enfermería, Universidad de Arkansas para Ciencias Médicas, Little Rock, Ark.; George Pro, PhD, MPH, investigador de servicios de salud, departamento de comportamiento de salud y educación para la salud, Universidad de Arkansas para Ciencias Médicas, Little Rock, Ark.; Hector Colon-Rivera, MD, MRO, director médico, Asociación Puertorriqueños en Marcha y personal clínico, University of Pittsburgh Medical Center, y presidente, American Psychiatric Association Hispanic Caucus, Pittsburgh, Pa.; Servicios Psiquiátricos3 de mayo de 2022, en línea

De los artículos de su sitio

Artículos relacionados en la Web

Leave a Comment

Your email address will not be published.