Aumento de las tasas de suicidio y depresión aceleradas por la pandemia entre los niños de EE. UU. – 60 Minutos

El cirujano general de EE. UU. lo calificó como una “crisis de salud pública urgente”, una disminución devastadora en la salud mental de los niños en todo el país. Según los CDC, las tasas de suicidio, autolesiones, ansiedad y depresión han aumentado entre los adolescentes, una tendencia que comenzó antes de la pandemia.

Esta noche, lo llevaremos a Milwaukee, Wisconsin, una comunidad que intenta ayudar a sus niños a atravesar una crisis de salud mental. Wisconsin tiene el quinto aumento más alto de autolesiones e intentos de suicidio de adolescentes

En el país, con tasas que casi se duplicaron desde antes de la pandemia.

En la sala de emergencias del Children’s Hospital de Milwaukee, médicos como Michelle Pickett atienden a más niños desesperados por recibir ayuda de salud mental.

Dra. Michelle Pickett: Lamentablemente, vemos muchos niños que han intentado suicidarse. Eso es algo que vemos, diría yo, al menos una vez por turno.

Sharyn Alfonsi: ¿Una vez por turno?

Dra. Michelle Pickett: Ah, sí. Sí, lamentablemente.

El Dr. Pickett ha trabajado en la sala de emergencias durante 9 años.

Sharyn Alfonsi: ¿Hay algún grupo que no esté siendo impactado?

Dra. Michelle Pickett: No. Lo estamos viendo todo; niños, ya sabes, que vienen de familias muy acomodadas; niños que no; niños que son suburbanos; niños que son urbanos; niños que son rurales. Estamos… lo estamos viendo todo.

Dra. Michelle Pickett

La oleada de familias que necesitan ayuda para sus hijos ha revelado un déficit de personas y lugares para tratarlos.

En todo el país, el tiempo de espera promedio para obtener una cita con un terapeuta es de 48 días, y para los niños suele ser más largo.

Sharyn Alfonsi: ¿Qué te dice que el lugar al que tienen que venir es la sala de emergencias?

Dra. Michelle Pickett: Que hay algo mal con nuestro sistema. La sala de emergencias no debería ser el lugar para ir y obtener, ya sabes, atención de salud mental aguda cuando estás en una crisis. No somos un ambiente agradable y tranquilo.

Sharyn Alfonsi: Pero están desesperados–

Dra. Michelle Pickett: Sí, estamos allí y vemos a todos. Pero desearía que hubiera más lugares a los que los niños pudieran acudir para obtener la ayuda que necesitan.

Para manejar la crisis de salud mental y la gran cantidad de casos, el Dr. Pickett presentó un iPad con una serie de preguntas que evalúan la salud mental de todos los niños mayores de diez años que acuden a la sala de emergencias por cualquier motivo.

Entre las preguntas: “¿Ha estado pensando en suicidarse?” y “¿Ha sentido que su familia estaría mejor si estuviera muerto?”.

Preguntas duras que pueden ser salvavidas para los niños que las responden.

Dra. Michelle Pickett: Hemos tenido cuatro niños que conozco personalmente que vinieron por un problema completamente no relacionado, por ejemplo, un brazo roto o un dolor de oído o lo que fuera y en realidad tenían tendencias suicidas agudas hasta el punto en que necesitábamos transferirlos. a pacientes hospitalizados, centro en ese mismo momento. Entonces, estamos atrapando a niños, ya sabes, que están en una crisis como esa. Pero también estamos atrapando a los niños que solo necesitan ayuda y no saben qué hacer, y realmente no han hablado de esto.

Según los CDC, los datos de admisiones hospitalarias muestran que la cantidad de adolescentes que han tenido tendencias suicidas ha aumentado un 50 % en todo el país desde 2019. Sophia Jiménez fue una de ellas.

crisisscreengrabs06.jpg
Sophia Jiménez y Neenah Hughes

Sophia Jiménez: Recuerdo llorar todas las noches y no saber qué estaba pasando y me sentía tan sola.

Sophia y su amiga, Neenah Hughes, estaban en octavo grado y esperaban con ansias la escuela secundaria cuando el COVID puso sus mundos patas arriba.

Neenah Hughes: Siempre he sido una niña súper inteligente y siempre he tenido muy buenas calificaciones. Y luego, tan pronto como llegó la pandemia, reprobé una clase. Cuando era virtual no tenía motivación para hacer nada. Me sentaba en mi habitación, nunca me iba, y eran signos obvios de depresión.

Sophia Jiménez: Mi salud mental empeoró mucho, especialmente mi… trastorno alimentario. Básicamente estuve solo en casa todo el día. Mis padres… bueno, se dieron cuenta de que no estaba comiendo. Me negaría a comer. Entonces terminaron llevándome al hospital.

Sophia tuvo que permanecer en el hospital durante dos semanas antes de que se abriera una cama en un centro psiquiátrico.

Sharyn Alfonsi: Tu generación, como, se vio afectada por esto en lo que se supone que es un momento divertido y sin preocupaciones. ¿Qué se perdió? ¿Qué perdieron durante la pandemia?

Sofía Jiménez: Yo misma.

Sharyn Alfonsi: Usted mismo.

Neenah Hughes: Sí. Definitivamente diría que había grandes partes de mí mismo que definitivamente se perdieron. Perdí amigos porque no nos veíamos. no pudimos ir a nuestro primer Homecoming, no pude tener una graduación de octavo grado. Sé que no suena como un gran problema, pero estábamos deseando…

Sharyn Alfonsi: Pero es un gran problema cuando estás en octavo grado.

Neenah Hughes: Sí. Siento que si la pandemia no hubiera ocurrido en absoluto, muchas de mis tristezas y problemas mentales no serían tan malos como son. Simplemente empeoró todo.

Sharyn Alfonsi: ¿Estamos en modo de crisis en este momento?

Tammy Makhlouf: Lo somos. Estamos en modo crisis. Y da miedo.

crisisscreengrabs07.jpg
tammy makhlouf

Tammy Makhlouf ha trabajado como terapeuta infantil en todo Wisconsin durante los últimos 25 años.

Sharyn Alfonsi: Creo que había una esperanza de que, ya sabes, volvamos a la escuela, los niños puedan volver a ver a sus amigos y practicar deportes, que todo esto desaparezca. ¿lo tiene?

Tammy Makhlouf: No. No. He notado que las listas de espera son más largas, los niños luchan con más ansiedad, más depresión. Así que estábamos en una crisis de salud mental antes de la pandemia.

Sharyn Alfonsi: ¿La pandemia lo aceleró?

Tammy Makhlouf: Creo que sí. Estamos saliendo de la pandemia, pero los niños todavía han perdido dos años. Dos años de socialización, dos años de educación, dos años de su mundo algo sacudido. Entonces, a medida que obtenemos, entre comillas, ‘volver a la normalidad’, creo que los niños están luchando. Incluso cuando termine la pandemia, esta crisis no va a terminar.

Las cifras de los CDC muestran que, incluso antes de la pandemia, la cantidad de adolescentes que decían sentirse persistentemente tristes o desesperanzados aumentó un 40 % desde 2009.

Hay muchas teorías sobre por qué: redes sociales, mayor tiempo de pantalla y aislamiento, pero la investigación no es definitiva.

En marzo pasado, el Children’s Hospital contrató a Tammy Makhlouf para dirigir una clínica de atención de urgencia abierta específicamente para tratar la salud mental de los niños.

Abierta los siete días de la semana de 3 a 9:30, es una de las primeras clínicas de su tipo en el país.

Tammy Makhlouf: Entonces, cuando vienen a nuestra clínica, los evaluamos y les brindamos una sesión de terapia. Así que les damos algunas intervenciones.

Los planes se adaptan a la situación de cada niño. Cosas prácticas que las familias y los niños pueden hacer mientras buscan un médico o un centro que les haga lugar.

Sharyn Alfonsi: ¿Cuánto tiempo han sido las listas de espera para obtener ayuda?

Tammy Makhlouf: Por lo general, te ponen a programar una cita dentro de unos meses.

Sharyn Alfonsi: ¿Meses?

Tammy Makhlouf: Sí. Y luego, si quiere un psiquiatra infantil, está buscando de meses a un año.

Sharyn Alfonsi: ¿Qué tan importante es obtener ayuda cuando la necesitan, de inmediato?

Tammy Makhlouf: A medida que pasan los días, los síntomas empeoran. Si tiene un hijo deprimido, tal vez comenzó sintiéndose deprimido y luego, a medida que pasan los días, tiene tendencias suicidas. Así que realmente… realmente necesita obtener esa ayuda y ese apoyo de inmediato.

Austin Bruenger, de once años, necesitaba desesperadamente ese apoyo durante la pandemia. Es un estudiante de quinto grado en la Escuela Primaria Roosevelt en Milwaukee.

crisisscreengrabs09.jpg
Austin Bruenger

Sharyn Alfonsi: ¿cuántos años tenías cuando llegó la pandemia?

Austin Bruenger: Tenía nueve años. Todavía iba a la escuela, pero luego seguí escuchando las noticias en el auto, como, pandemia, quedarse quieto, cuarentena, 14 días.

Sharyn Alfonsi: Cuando dijeron por primera vez: “Oye, no tienes que ir a la escuela”, ¿cuál fue tu reacción en ese momento?

Austin Bruenger: Cielo. Pero luego me di cuenta de que es todo lo contrario.

Al contrario, porque al igual que millones de niños en edad escolar, Austin se vio obligado a aprender a distancia durante más de un año y se desconectó de sus amigos.

Austin Bruenger: Estaba así de encerrado. La única forma en que podría ver a las personas es a través de teléfonos o su familia con la que vive.

Ese aislamiento afectó a Austin, quien ya estaba luchando con la noticia de que sus padres se iban a divorciar.

Melissa Bruenger: Y fue entonces cuando creo que todo comenzó a magnificarse. Él, ya sabes, siempre estaba pidiendo ver a sus amigos. no pudimos Y recuerdo que hubo un momento en que él estaba simplemente en el suelo, como pateando y golpeando el aire. Sólo… pero no podía describir por qué estaba molesto.

Incapaz de desahogarse con amigos y sin acceso a terapia en persona, la madre de Austin, Melissa, dice que su mundo comenzó a cerrarse sobre él.

Melissa Bruenger: Se sentía como si estuviera interactuando menos y simplemente encerrándose en sí mismo y pasando mucho tiempo solo. Y fui a arroparlo y me dijo: “Mamá, tengo pensamientos suicidas”.

Sharyn Alfonsi: ¿Y cuántos años tenía?

Melissa Bruenger: Tenía nueve años. Y, como, yo estaba como, yo… yo no sabía qué decir. No sabía qué hacer.

Austin Bruenger: Me imaginé pasando por todas estas cosas como saltar de un edificio y tomar un cuchillo de mi cocina y acabar con mi vida. Fueron más de 50 de ellos los que inundaron mi mente. Realmente no sé si fue por toda la antisocialidad y no poder; también sentí que con el divorcio vinieron muchos gritos y sentí que mis padres ya no me necesitaban. Es muy difícil pensar en ese momento.

crisisscreengrabs10.jpg
Melissa Bruenger

Desesperada, Melissa llamó al pediatra de Austin, quien la refirió a terapeutas ambulatorios y programas psiquiátricos para pacientes hospitalizados, solo para que le dijeran que había largas listas de espera y que no había camas.

Melissa Bruenger: Todo esto me ronda por la cabeza. Y luego que digan: “Bueno, no hay camas en este momento”. Y yo estoy como, “¿Cómo voy a mantenerlo a salvo?”

En un esfuerzo por tratar de mantener seguros a los niños, Wisconsin está probando otro enfoque que se está adoptando en otras partes del país.

Catorce clínicas pediátricas en el sureste de Wisconsin han incorporado terapeutas de tiempo completo dentro de sus oficinas. Ofrecer exámenes y tratamientos de salud mental como parte de la atención de rutina. La Dra. Brilliant Nimmer fue la primera pediatra de Milwaukee en crear un consultorio de terapeuta dentro de su consultorio.

Sharyn Alfonsi: Estás diciendo: “Estamos aquí juntos, vamos a trabajar juntos en esto”, no “No podemos ayudarte, ve a ver a alguien más”.

Dra. Brilliant Nimmer: Exactamente. Entonces, tener al terapeuta en nuestra clínica para realmente simplemente tener… reunir un equipo para discutir sobre el paciente y la familia juntos, intercambiar ideas, porque ambos los conocemos muy bien, es mucho mejor para el paciente. cuidado.

crisisscreengrabs11.jpg
Dr. brillante Nimmer

La clínica del Dr. Nimmer trata a una comunidad marginada donde las familias suelen tener dificultades para obtener ayuda de salud mental. Los terapeutas han tratado a más de 500 niños aquí desde que comenzó la pandemia.

Dr. Brilliant Nimmer: Creo que, como pediatras y proveedores de atención primaria, ya no podemos decir simplemente: ‘Proveedores de salud mental, ustedes son los únicos que cuidarán de nuestros pacientes en lo que respecta a la salud mental. .’ Esto ahora es algo que también debemos hacer.

El pediatra de Austin Bruenger ahora también tiene un terapeuta en su consultorio. Su familia tuvo la suerte de encontrar terapia ambulatoria regular para su depresión.

Sharyn Alfonsi: ¿Cómo te sientes ahora?

Austin Bruenger: No lo sé. Es mucho mejor que antes. Todo está mejorando en mi vida, sabiendo que, como, soy amigo de todos en mi clase, estoy construyendo una mejor vida social. Es divertido saber que hay otros a los que les gustan las mismas cosas que a mí.

Sharyn Alfonsi: Austin, no es fácil hablar de todas estas cosas. ¿Por qué accedió a contarnos lo que ha pasado?

Austin Bruenger: Porque el mundo necesita, el mundo necesita saber. La salud mental y cosas así deben tratarse, o podrían pasar cosas malas. Si estás pasando por eso solo, trata de contactar a alguien que conozcas, como tu amigo, tu familia.

Sharyn Alfonsi: Y hablar de ello.

Austin Bruenger: Sí.

Producida por Ashley Velie. Productora asociada, Jennifer Dozor. Asociada de transmisión, Elizabeth Germino. Editado por Abril Wilson.

.

Leave a Comment

Your email address will not be published.