Apoyando a las personas sin hogar en Jax con TOC, otros problemas de salud mental

Miré el reloj que colgaba en el pasillo. Sólo faltan tres pacientes más antes de la hora del almuerzo. Necesitaba desesperadamente mi carrera diaria hacia la seguridad de mi automóvil libre de COVID, para poder quitarme la máscara N95 y respirar profundamente. Este es el patrón de mi día como médico principal en el refugio para personas sin hogar en mi ciudad.

Encontrar puntos en común

El siguiente paciente fue “Carlton”. Cuando entré en la sala de examen, vi que Carlton lo había intentado. Su cabello enmarañado había sido peinado con una apariencia de orden. Había dado la vuelta a su gastada camiseta por el lado menos sucio. Carlton probablemente no había tenido el beneficio de una ducha durante meses bajo el calor de Jacksonville. Aun así, era una persona que necesitaba cuidados. Estreché su mano e hice contacto visual.

Leave a Comment

Your email address will not be published.